Estudio confirma que no existe un “gen gay”

30 de agosto del 2019

¿Cómo se determina la orientación sexual?

estudio

A pesar de lo que muchos prejuicios y mitos afirman, no hay tal cosa como un “gen gay” que corra en una familia o cualquier otro caso, así lo confirma un estudio publicado en el diario Science, de hecho sugieren que existen muchos genes, lo que quiere decir que la sexualidad es algo más compleja de lo que generalmente se piensa.

Un equipo conformado por investigadores internacionales se propuso determinar si las personas realmente nacen de cierta manera (sexualmente hablando), estudiaron los marcadores genéticos que predisponen a los seres humanos a ciertas conductas sexuales.

Para ser más exactos, hay cinco marcadores que se acercan más a estar relacionados con la sexualidad. Ninguno de ellos tuvo un impacto significante, pero como un todo, se piensa que pueden contribuir en pequeñas cantidades a la orientación sexual de un individuo.

Además, el grupo de investigadores mencionó que el comportamiento se ve más impacto por el entorno personal y las experiencias. Básicamente, los científicos aseguran que la sexualidad es un producto de tanto la naturaleza como la crianza.

“Este estudio proporciona evidencia adicional de que el comportamiento sexual diverso es una parte natural de la variación humana general”, comunicaron los investigadores.

La investigación fue basada, en parte, en estudios previos que indican que el comportamiento homosexual es en cierta medida hereditario, a niveles comparables con los rasgos de personalidad como la extroversión o cuántos años pasa alguien en la escuela.

El mencionado estudio también cuestiona la validez de la escala de Kinsey, la idea de que la sexualidad se puede clasificar linealmente en una escala de 0 a 6.

“La genética sugiere que es una simplificación excesiva suponer que cuanto más alguien se siente atraído por el mismo sexo, menos se siente atraído por el sexo opuesto (…) No hay una sola dimensión de la sexualidad”.

Los investigadores reconocen algunas barreras que tuvo el estudio. Utilizaron el informe para determinar la actividad homosexual en los participantes, un método que presenta un riesgo de información errónea.

Igualmente, analizó exclusivamente el sexo asignado biológicamente, en lugar de la identidad de género, y al menos un conjunto de datos excluyó a las personas trans y no binarias.

Otro componente problemático del estudio es que el registro de medio millón de personas que fue examinado pertenecía solo a personas con descendencia europea, ellos agregan que los dados de otros grupos faltan.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO