¿Cómo potenciar el deseo sexual en los hombres?

11 de diciembre del 2017

La disfunción sexual es uno de los males que aquejan a los hombres en la actualidad, ahora, se ha revelado un estudio que le contrarrestaría.

Sexual

La disfunción sexual es uno de los males que aquejan a los hombres y los hacen perder seguridad en sí mismos durante el acto sexual. También puede ser un factor determinante para que una relación llegue a su fin.

Este problema hace que la persona actúe insatisfactoriamente durante la actividad sexual en las diferentes etapas del intimo encuentro como: deseo, excitación, orgasmo y resolución.

En los hombres, las causas pueden provenir desde factores emocionales, como la falta de seguridad, ansiedad, problemas de pareja, entre otras. Y físicos, hablando del uso de drogas, o problemas de circulación.

Un importante estudio reveló cuáles las claves para que los hombres logren superar este tipo de complicaciones.

Basándose en los problemas de disfunción sexual masculina, un grupo de investigadores del Kings College de Londres, Reino Unido, presentó un novedoso estudio, que expone que el aumento de actividad de la horma con el nombre de kisspeptina, ubicada en el cerebro, podría presentar un avance positivo en la ansiedad y aumentar el comportamiento sexual.

La hormona kisspeptina es producida en el hipotálamo, una de las regiones del cerebro, al estar conectada a través de los receptores de la glándula pituitaria genera un aumento en la producción de hormonas sexuales como la testosterona y estradiol.

Por otro lado, el estudio reveló que esta hormona también se puede encontrar en la amígdala medial posterodorsal, área fuertemente relacionada con la respuesta de feromonas.

A esto, los investigadores han estado estudiando si el aumento de la actividad de kisspeptina en esta amígdala podría influir en la ansiedad y el comportamiento sexual, esto lo han hecho manipulando las neuronas sensibles de ratones machos.

Con la ayuda de varios fármacos se activaron y desactivaron las neuronas en orden de monitorear la ansiedad y el comportamiento sexual.

Al activar las neuronas sensibles a la kisseptina, los ratones machos se mostraban menos ansiosos, tenían más interés en interactuar con otros ratones y prestaban más atención a las hembras.

Los estudios se siguen realizando para lograr mayor efectividad aunque se le muestra luz verde por la ayuda que puede dar en términos de la disfunción masculina sexual.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO