¿Qué se siente ser el nieto de Pablo Picasso?

¿Qué se siente ser el nieto de Pablo Picasso?

25 de Febrero del 2016

Por @Julieth_DC

Olivier Widmaier Picasso es productor y asesor de medios audiovisuales en París, Francia. No conoció mucho a Pablo, tenía aproximadamente dos o tres años cuando éste murió, pero aún así lo recuerda con todo el amor posible que un nieto puede profesarle a su abuelo.

“Vivir con el apellido Picasso es algo muy positivo, es un sentimiento agradable porque me beneficia bastante, pero no es solo el apellido, es todo su legado. Su vida fue sumamente emocionante, tenemos al hombre y al artista  en un solo ser”, comenta Olivier con una sonrisa dibujada en su rostro.

Sin embargo, tener el peso de llevar el apellido reconocido en todo el mundo no es tarea fácil. Llevar la etiqueta de ser el sobrino de tal, el primo de este o el nieto de aquel, son cosas que abruman para alguien que quiere ser reconocido por sí mismo y no por la fama de alguien más.

Nieto de Picasso-02

Vivir con el apellido Picasso

Se declara afortunado de ser un Picasso, pero confiesa que en sus años de universidad prefería presentarse solo como Olivier Widmaier. Sin embargo, ante la pregunta de si consideró en algún momento eliminar de su nombre el Picasso, contestó: “¿Es posible vivir sin Picasso? Porque cuando lo tienes en tu vida de una manera u otra la gente se te acerca y te dice ¿tú no eres el nieto de Picasso? Ahí tienes que tomar una opción si vives con él al 100 por ciento debes ocuparte de derechos, obligaciones, diligencias de museo. Pero si quieres tener tu carrera, hacer tus cosas, puedes tener un 10 por ciento de tu vida influenciada por Picasso”.

Lea también: Willy Ramos, el arte más allá de las fronteras

Y esto es exactamente lo que pasó, aunque no heredó el talento o “el genio” de su abuelo, si heredó una influencia artística. Primero ingresó a la carrera de derecho pero decidió abandonarla por la producción de  música y televisión, que según explica hace parte del mundo de la creatividad.

Aunque no pinta, no se arrepiente de no haber heredado este talento. “Mi abuelo fue una persona tan vívida, tan curiosa y creativa que resulta más fácil ser un banquero si tu padre es banquero, pero si tu abuelo es Picasso ser Picasso es difícil”, agrega también que la única forma que tiene de hacerle honor a su apellido y de crearse su propio nombre es trabajar y generar sus propios proyectos y ser capaz de entender cómo llegar al éxito sin dejarse consumir por él.

La clave de la eternidad de Picasso

Olivier hace una pausa de cinco segundos, mira al techo y luego mira al frente. ¿Y si pudiera resucitar a su abuelo y preguntarle cualquier cosa? Probablemente las preguntas serían varías.

“Yo le preguntaría como se sintió cuando se dio cuenta que tenía ese talento tan impactante, para lo cual una vida no es suficiente porque es un proyecto inmenso”.

Luego, dulcifica un poco su rostro y continúa con un dato que le ha parecido curioso desde siempre: “Al final de su vida una vez dijo que creyó haber encontrado algo, él ya estaba bastante mayor, pasaba las noches enteras despierto en su estudio y comentaba que había encontrado algo. Era como que estaba buscando la clave para la eternidad y tal vez esa eternidad se representa en su trabajo y le preguntaría sobre qué fue lo que halló esa noche de 1971 o 1972 y cuál es esa llave que nos hace sentirnos satisfechos con nuestra vida mortal”.

Además: Las vidas en los talleres de Fernando Botero

Más de 30 fotografías traídas por Olivier se expondrán en el Hotel Sofitel Bogotá Victoria Regia (cra 13 # 85-80) de forma gratuita a partir del próximo 26 de febrero hasta el 30 de abril.

Nieto de Picasso-01

Llega por primera vez a Suramérica y gracias a Sofitel y Olivier Widmaier Picasso la exposición ‘Revealed’, una exhibición fotográfica que captura la esencia e intimidad en los talleres de grandes artistas como Salvador Dalí, Fernando Botero, René Magritte, Joan Miro, Pablo Picasso, entre otros.

La corta charla con Olivier Widmaier Picasso concluye entre sonrisas, asegura estar muy contento de venir a “la nueva Colombia” como la llama y concluye su discurso diciendo “La vida es un maratón y soy el nieto de un maratonista”.