Los países en los que sigue siendo ilegal ser gay

25 de junio del 2018

En pleno siglo XXI existen países en los que todavía sigue siendo algo criminalizado el sostener relaciones, sean sexuales o amorosas, consensuadas o no, con otra persona del mismo sexo, con condenas, que en ciertos casos, alcanzan la pena de muerte. Algunos son afortunados al tomar por sentado el simple hecho de agarrarse de las […]

Gay

En pleno siglo XXI existen países en los que todavía sigue siendo algo criminalizado el sostener relaciones, sean sexuales o amorosas, consensuadas o no, con otra persona del mismo sexo, con condenas, que en ciertos casos, alcanzan la pena de muerte.

Algunos son afortunados al tomar por sentado el simple hecho de agarrarse de las manos con su pareja, mientras que en ciertas regiones este hecho sería objeto de persecución, de estar vulnerable a ser castigado, golpeado o violentado por el solo sentir o amar, dejando los besos en público en una especie de sueño o fantasía.

La homosexualidad fue eliminada de la lista de enfermedades mentales en el año 1990 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero aún así, diferentes comunidades e instituciones continúan desestimando la existencia de las personas gay, sea por cultura o por religión, no se cuenta con la suficiente apertura a la diversidad sexual.

Teniendo en cuenta la coyuntura del Mundial 2018, Rusia es un caso vergonzoso en la materia. Para el año 2013, se prohibió todo tipo de propaganda gay y se imponen multas a cualquier muestra homosexual en espacios públicos y redes sociales. Desde 1993 la homosexualidad no es ilegal, pero es como si lo fuera, se escuchan los casos de grupos homofóbicos que acechan a personas homosexuales para golpearles hasta dejarles al borde de la muerte.

Pero esto puede ser más grave, en cuanto a los países árabes y algunos africanos se condena a pena de muerte, entre ellos, Sudán, Somalia, Mauritania, Arabia Saudita, Nigeria, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Afganistán, Pakistán, Yemen, Brunei, Iraq e Irán son las naciones con penas sin misericordia y que conllevan a lo letal.

Mayoritariamente, esto se debe a la ley islámica (Sharia) en la que se prohíben los casos contra natura. En el caso de Somalia, se cuenta con el siguiente comunicado: “El castigo a quienes son encontrados culpables de haber cometido este delito queda a discreción del juez, y pueden ser castigados con la pena de muerte”.

Además de las naciones árabes asiáticas, como ya se mencionaba, el continente africano también se ve sumergido en el prejuicio hacia la comunidad gay. Sudáfrica es el único país de la región donde no existe el delito en contra de los homosexuales. En los casos de Marruecos, Argelia, Túnez, Libia y Egipto una persona gay podría pasar hasta 14 años de cárcel.

Los demás países que penalizan la actividad gay son: Botsuana, Camerún, Gambia, Ghana, Kenya, Malawi, Mauricio, Namibia, Nigeria, Sierra Leona, Swazilandia, Uganda, Tanzania, Zambia, Bangladesh, Brunei, India, Malasia, Pakistán, Singapur, Sri Lanka, Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Kiribati, Papúa Nueva Guinea, Samoa, Islas Salomón, Tonga y Tuvalu.

El castigo va desde multas económicas, a años en la cárcel, flagelación hasta la muerte. Es complejo atacar la cultura de un país, pero cuando se vulneran los derechos fundamentales de un humano es cuando se exige que suceda un cambio ante políticas tan rígidas.

Para recordar, en Colombia la homosexualidad dejó ser ilegal en el año de 1981 y después de largas discusiones en la Corte Constitucional, tras varios años, en 2016, el ente público declaró que las parejas del mismo sexo deberían tener los mismos derechos de reconocimiento que las parejas del sexo opuesto tradicionales, tanto en registros domésticos o uniones civiles, haciendo legar el matrimonio gay en todo su esplendor.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO