Los colombianos llevan la felicidad en los genes

16 de enero del 2016

Los menos felices, según este estudio, son los orientales.

Los colombianos llevan la felicidad en los genes

Un estudio llevado a cabo por la Universidad Varna de Bulgaria y la Politécnica de Hong Kong, publicado en la revista ‘Journal of Happiness Studies’ indicó que el ser una persona feliz, relajada y de buen humor depende en gran parte de los genes de la población de un país, según reseña Science Daily.

Lea también: Estudio revela los beneficios del sexo casual.

Según el estudio, el Alelo A, presente en un gen específico, previene el daño en la anandamida, que es la sustancia que aumenta el placer sensorial y reduce el dolor en las personas.

Lea también: Estudio: “mujeres con caderas anchas son más inteligentes”.

Los investigadores indicaron, según la publicación, que es muy notoria la presencia de este alelo en entornos ecuatoriales y tropicales de África y América. Así mismo indicaron que donde menos presencia se tiene de él es en el norte de Europa, alrededor del Mar Mediterráneo.

Lea también: ¿Definen los genes si somos conservadores o liberales?

Según la investigación los países más felices son México, Colombia, Perú, Vietnam, Ghana y Nigeria. El estudio determinó que estos países, donde se presenta la variación del gen, se han proclamado en varias oportunidades con los mejores índices de felicidad.

El estudio, dice la publicación, se basó en los resultados de la World Values Survey (WVS), una encuesta a nivel mundial acerca del nivel de felicidad de la ciudadanos del mundo y los comparó con la presencia del Alelo A en la genética regional.

Aunque los expertos le dan bastante importancia a la presencia del alelo en la genética, también advierten que la felicidad de los pobladores de un país se determina por las circunstancias sociales, económicas y políticas internas.

El continente asiático parece ser el que menos prevalencia del Alelo A tiene, según la genética investigada, los habitantes de Hong Kong, China, Tailandia fueron quienes menos declararon ser felices.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO