Zonas de la mujer que no se deben tocar en el sexo

Zonas de la mujer que no se deben tocar en el sexo

21 de octubre del 2016

Convertirse en todo una diosa o dios del sexo no es tarea fácil. A diario salen estudios y encuestas que intentan averiguar qué es lo que más les gusta a las mujeres y a los hombres en la cama, en qué países tienen los penes más grandes, consejos para convertirse en todo un semental. Con información de El CiudadanoMen’s Health‘ estas son las partes de una mujer que ni por equivocación se deben tocar durante el sexo si no sabe hacerlo correctamente.

Los pies: Existen personas que les encanta besar y lamer los pies, esto no tiene nada de malo. Sin embargo, mantenerse alejado de los pies es mucho más recomendable que fijarse en ellos, incluso un estudio de la Universidad Johns Hopkins dice que hacer el amor con medias puede incrementar los orgasmos.

Lea también: Perrito vaginal, el ejercicio pélvico que aumenta el placer sexual

Por otro lado, las medias brindan calor y esto hace que las personas se concentren más en el acto sexual que si tuvieran los pies fríos. Además, los pies son un aparte del cuerpo poco agraciada ante los ojos de muchos, y si no están bien cuidados puede ser una experiencia bastante desagradable incluirlos como estímulo sexual. No todas las mujeres se sienten cómodas cuando les miran y les tocan esta parte del cuerpo.

La cabeza del clítoris: Esta zona de la mujer está llena de terminaciones nerviosas, por lo tanto tocarla precipitadamente puede echar a perder la noche de pasión. Lo mejor es tomarse su tiempo, ir excitando a la mujer poco a poco hasta que esté preparada y ahí sí estimular directamente ese punto para volverla loca y hacerla desear más.

El ano: Esta es una área delicada de la mujer, pues no todas se sienten con la total confianza de tener sexo por la puerta de atrás. Sin embargo, para aquellas que son más atrevidas y aventureras, el hombre debe tener cuidado con esta zona porque como dicen los mencionados medios “el ano no lubrica de forma natural”, por lo tanto toca colaborarle bastante, estimularlo y y humedecerlo con lubricantes preferiblemente a base de agua. Tener sexo anal sin lubricación puede doler esta vida y la otra.