Perder la erección, riesgos de abusar de la pornografía

Perder la erección, riesgos de abusar de la pornografía

8 de junio del 2016

La pornografía ha dejado de ser un tabú y se consume en exceso. Según sexólogos, esto se podría convertir en un problema de salud que más adelante llegaría a generar una disfunción eréctil.

Existen casos en los que algunos hombres, acostumbrados al consumo masivo de pornografía de todo tipo (orgías, con animales y objetos extraños) al intentar sostener una relación sexual ‘normal’ con una persona, no logran llegar a la erección porque no consiguen la excitación necesaria.

Lea también: Expertos hablan de las formas más exóticas de masturbarse

Esto debido a que “no hay manera que el cerebro les envíe un mensaje de excitación a sus genitales. Estos casos se ven mayormente en los jóvenes”, afirmó la sexóloga Silvia Olmedo en el cuarto congreso de psicología entre el ser y la sociedad, según Milenio.com.

Dado que este problema ha surgido recientemente, no existen registros ni datos oficiales, por lo que no se ha reconocido aún como un problema médico. Sin embargo se estima que si no hay un freno al consumo de pornografía, el problema se desarrollará.

“En Internet hay pornografía sin límites y estamos sobreestimulados, por lo que se vuelve necesario enseñarle a los jóvenes a medirse”, afirmó Olmedo.

Durante el encuentro, sus organizadoras Lourdes Rivas y Angélica Pacheco destacaron la importancia de una educación sexual en los jóvenes e indagar y dar a conocer los nuevos problemas que afectan la sexualidad.

Los casos que se han presentado por estos problemas “son un factor promotor de disfunciones sexuales en general, pues se presentan a las personas como objetos sexuales, dividiendo al ser humano en partes, dando importancia sólo a los senos, el pene o una erección y se deja de lado la complejidad del ser humano”, dijo Claudia Salinas, profesora del Instituto Mexicano de Sexología, en entrevista para el mismo medio.

Además:Tener sexo con la expareja puede ser beneficioso para la salud

El consumo masivo de pornografía no solo afecta la vida sexual, también afecta las conexiones emocionales que tiene la persona, se convierte en un ser que solo busca acumular sensaciones y adrenalina, dejando de lado la intimidad y la capacidad de generar una conexión mental y sentimental con otra persona, por ello se vuelve incapaz de sostener una relación.

Las escenas pornográficas muestran un escenario descontextualizado de lo que es una relación o un vínculo afectivo, generando un ser humano “que cree que puede ir por la vida coleccionando cuerpos y experiencias, el ser humano quiere vivir en la comodidad sin correr riesgos. Estamos en la cultura de todo ‘lo exprés’ y el ser humano no puede vivir así, es necesario que nos alimentemos sentimentalmente de relaciones sanas”, concluyó Claudia Salinas.