Cuatro mitos de la píldora anticonceptiva

Cuatro mitos de la píldora anticonceptiva

2 de Noviembre del 2014

Las mujeres escuchan día a día mitos, mentiras y verdades sobre el consumo de la píldora anticonceptiva. La mayoría son “píldoras combinadas” que contienen una mezcla de estrógeno y progesterona para evitar la ovulación.

Uno de los efectos de la píldora es el engrosamiento de la mucosidad que rodea al cuello del útero, lo que hace difícil que el esperma ingrese al útero y alcance a algún óvulo que podría haberse liberado. En algunos casos, las hormonas de la píldora también pueden afectar el revestimiento del útero, lo que dificulta que el óvulo se adhiera a sus paredes.

¿Es verdad que su consumo afecta la salud de las mujeres? ¿Produce sobrepeso o vellos en zonas no deseadas? Recopilamos algunos mitos sobre el consumo de la píldora, aunque el caso de cada mujer de acuerdo a su ciclo hormonal, su dieta y su vida sexual debe determinar el tipo de píldora con prescripción médica.

Pareja sexo

¿La píldora afecta la atracción sexual?

Un estudio realizado por la Universidad de Liverpool demostró que las mujeres que toman la píldora prefieren el olor de los hombres cuyos genes son similares a los de ellas, lo cual no es normal porque biológicamente la atracción se da hacia personas que tienen una constitución genética diferente.

De acuerdo a la página fyiliving.com: “Las mujeres que toman pastillas anticonceptivas podrían, sin darse cuenta, confundirse y elegir a la pareja menos compatible, a diferencia de las mujeres que no toman estas pastillas.”

Al respecto la Universidad de Newcastle dice: “El olor juega un papel importante cuando se trata de elegir una pareja. Esto incluye los olores que no se pueden percibir conscientemente, como el de las feromonas. Sin embargo, cuando una mujer está tomando pastillas anticonceptivas sus preferencias de olor cambian. Lo que hacen las pastillas prácticamente es imitar el embarazo, y cuando una mujer está embarazada tiende a preferir el olor de los hombres con MHC parecido al de ella – tal vez como una señal bilógica para buscar y vincularse con miembros familiares que la apoyen en lugar de una posible pareja.”

Lea también

El mercado negro de los medicantos en Colombia

Mujer pastillas

¿La píldora anticonceptiva provoca cáncer?

La Dra. Carmen Sala, en Cosmohispano.com, afirma que “todos los estudios señalan un sentido contrario, destacando la menor tasa de cáncer de ovario, de endometrio o de colon” en las usuarias de la píldora. De hecho, dice Sala, “la relación entre la píldora anticonceptiva y el cáncer de cuello, cada vez pierde más fuerza, sobre todo desde que se conoce su absoluta dependencia de la necesaria infección por el virus del papiloma humano, y la asociación con el cáncer de mama, va perdiendo fuerza, con las nuevas bajas dosis, y los nuevos preparados”.

 Mujer espejo

¿Cambia el cuerpo de la mujer?

La píldora puede producir hiperpigmentación de la piel por encima del labio superior, que con cierta luz puede parecer un bigote. Estudios realizados en Bélgica y Alemania han descubierto que ciertas píldoras, en realidad, pueden hacer que sus consumidoras reduzcan alguna talla.

Sin embargo para la doctora Carmen Sala, miembro de The Doctors.es y consultada por Cosmohispano.com sobre los mitos de los métodos anticonceptivos: “Con los actuales preparados y las dosificaciones cada vez más bajas, es extraordinariamente raro que aparezcan este tipo de efectos secundarios.”

Vitaminas pastillas

¿Las mujeres que toman la píldora deben ingerir mucho calcio y Vitamina B?

Un estudio de la universidad de Purdue (EEUU) sugiere que las mujeres que toman anticonceptivos orales pueden contrarrestar su pérdida de masa ósea asegurándose de tomar el calcio suficiente en su dieta habitual.

“Se calcula que ocho de cada 10 mujeres en Estados Unidos utilizan anticonceptivos orales en algún momento de su vida, durante el desarrollo de su masa ósea,” declaró Dorothy Teegarden, profesora auxiliar del departamento de Alimentación y Nutrición de la universidad de Purdue. “Los resultados de nuestro estudio sugieren que la pérdida en este grupo de mujeres puede evitarse elevando la ingesta de calcio.”