El misterio de las parejas que se parecen físicamente

16 de mayo del 2019

Un estudio explica por qué ocurre esto.

parejas, Gisele Bündchen, Tom Brady

Parece como si se tratara de un efecto Narciso, seguro habrá notado alguna pareja romántica cuyos integrantes se parecen mucho físicamente, sucede en personas heterosexuales y al parecer aún más en las parejas homosexuales.

En realidad es un fenómeno bastante frecuente y tiene una explicación científica, un estudio publicado recientemente, hecho por la Boston University School of Health y la Universidad de California, demostró que, basándose en análisis previos hasta la fecha, las dos personas de las parejas no solo se mimetizan entre sí, también el parecido es lo que más les atrae, es decir, genética.

La investigación lo explicó fácilmente, hace poco más de un siglo las personas seleccionaban a sus parejas exclusivamente dentro de una misma comunidad en la que, en ciertos casos, podrían contar con antepasados en común. Por esa razón, durante diversas generaciones, la afinidad entre personas ha ido configurando una estructura genética común.

El estudio analizó tres generaciones de Framigham, un pueblo de Massachussets, comenzando por el año de 1948. El grupo de investigadores se concentró en el genoma de 800 parejas con el objetivo de encontrar características de su herencia genética.

Comprobaron que los que tenían origen en el norte y sur de Europa terminaban reuniéndose con personas con antepasados en común, voluntaria o involuntariamente, querían “perpetuar” su herencia genética.

La genética no es la única razón, hay algunas personas (puede que inconscientemente) buscan en su pareja rasgos parecidos a los de alguno de sus padres, lo que quiere decir que se sienten atraídos a personas con similitudes a sus familiares.

También se ha demostrado que aquellas parejas con relaciones de larga duración terminan por imitar gestos y expresiones, ambos llegan a tener tanta afinidad que favorecen a ese parecido entre sí. Básicamente es inevitable que las parejas terminen pareciéndose, sus sistemas inmunológicos terminan por funcionar básicamente de la misma manera porque ambos comparten los mismos hábitos, así lo demostró otra investigación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO