¿Por qué dicen que el amor engorda?

16 de septiembre del 2019

Esto es lo que dice un estudio.

amor

Flickr

Si usted ha estado en alguna relación romántica estable seguramente notará cómo en cierto punto su pareja o usted mismo han subido algunos kilos, es decir, el amor se va a las caderas, a las piernas, a los cachetes y a todos esos lugares indeseables.

Esto no es una creencia popular, lo confirma la ciencia, un estudio de la Universidad de Queensland que recogió información entre 2009 y 2014 en una muestre de 15 mil hombres y mujeres, con o sin pareja. En 2015, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad publicó un informe en el que se demuestra lo mismo, el amor engorda.

Cuando una pareja se consolida, la media de peso aumentado por las personas participantes era de 4,5 kilos. Curiosamente, las parejas estables no tienen a grandes rasgos peores hábitos de alimentación a comparación de cuando estaban solteros.

Una de las razones es que ya no se busca impresionar a la otra persona, al principio, en medio de la conquista, es muy importante evaluar el aspecto físico porque no se quiere decepcionar y el peso es un aspecto relevante.

En esa etapa las personas se concentran más en su alimentación, en hacer ejercicio, porque todavía no hay una certeza plena de gustarle o haber encantado a esa persona. A medida de que las cosas se van poniendo serias y estables los dos se relajan, la apariencia pasa a otro plano y parece que el plan de comer helado mientras ven la tele es perfecto.

Para evitar caer en ese peso innecesario es importante manejar un horario, en vez de tomar cerveza todos los días después de llegar del trabajo, hacerlo en el fin de semana, esto también aplica para el helado o los postres, guárdelo para momentos especiales, deje de lado los excesos que perjudican su cuerpo.

Asimismo, si la relación es más madura el amor también da paso a los hijos, y a causa del embarazo, la mayoría de mujeres ganan peso durante la gestación, muchas no pierden el peso ganado por completo posterior a dar a luz.

Además, cuando se tienen niños y sobre todo adolescentes hay comida extra en la casa, solo basta con ver la nevera y el tipo de comida que habita en su interior, por más dieta que se quiera hacer, hay una gran tentación esperando en la cocina, papas fritas, carnes, quesos, embutidos, dulces, todo eso que provoca.

En este panorama la única solución es la disciplina, no es necesario castigar a su familia entera, pero ayuda a que todos, de cierta manera, lleven una dieta saludable, en el caso de los adultos, la forma en el que organismo procesa los alimentos a una edad más madura es diferente y termina en esos kilos de sobra, así que piénselo bien antes de tomarse una gaseosa.

Asimismo, el amor hace que se duerma menos y está comprobado científicamente que la falta de sueño hace engordar. Compartir la cama significa menos espacio, ronquidos, luces, todos esos obstáculos que impiden pasar una noche perfectamente cómoda. Aunque no parezca, esto afecta directamente la forma en que usted duerme, convirtiéndole no solo en alguien con mayor peso, también cansado y fácil de irritar.

Para solucionar este problema, si se trata de roncar, busque ayude profesional, puede ser tabique torcido, gripe o apnea del sueño. Si el problema persiste y es muy grave, tal vez puedan recurrir a tener habitaciones separadas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO