Hay razones suficientes para ver porno en pareja

Hay razones suficientes para ver porno en pareja

15 de Abril del 2016

La pornografía se ha visto como un pecado a lo largo de la historia, actualmente es una de las industrias que facturan miles de millones de dólares en el mundo. Ahora es común hablar de parejas que mantienen relaciones sexuales cuando observan videos pornos.

Ver porno en pareja tiene sus desventajas. Alguno, hombre o mujer, podría fijarse más en quien ve en la pantalla que en su pareja. Hay actores porno mejor dotados que el marido o actrices porno con un cuerpo tonificado que no es igual al de la esposa, así que muchas parejas desechan la idea de observar este tipo de videos.

Lea también: Entrevista “a calzón quitao” con Esperanza Gómez

“Ver porno en pareja es positivo porque es una manera de ejercitar la imaginación y crear una mayor complicidad entre ambos. Además de aprender algunos trucos sexuales que puedan favorecer el sexo en pareja”, indicó el doctor Carlos Pol Bravo, director científico del Central Médica de Sexología (CMS) cuando fue consultado por KienyKe.com.

Lea también: Provocadora, ella muestra las tetas en la televisión colombiana

Pol Bravo señaló que no es aceptable ver pornografía infantil o “salvajadas” ajenas a la ley y a la voluntad sexual, advierte  que cada pareja es libre de elegir si desea o no ver pornografía. “No hay que frustrarse por ver que el actor que vemos es más dotado que uno, no todo es real o verdadero en la pantalla, hay películas que ruedan en una semana, es algo absurdo que vaya a durar tanto tiempo la eyaculación”, comentó.

“A veces existen casos en que el hombre le gusta o la mujer no o viceversa, mientras estén de acuerdo en utilizar ese tipo de estimulo y lo disfruten me parece válido, lo importante es que haya primero  un acuerdo real, que no sea por que uno de ellos tiene que complacer a la pareja, sino que los dos se den placer”, comentó para este medio el sexólogo Ezequiel López.

“Lo único importante para que la pareja se sienta a gusto con el tema es hablarle  de una forma sutil, delicada, sensual e interesante. Hay dos cosas: La mujer o el hombre que se niega no sabe de lo que se está perdiendo, o dos que no pase nada, porque puede que los dos experimenten otras maneras de imaginación que no sea la pornografía, es como al que le gusta comer langosta en la mañana o a otro le gustan los huevos fritos, simplemente es una ampliación de la imaginación para la conducta del cuerpo”.

El sexólogo argentino Ezequiel López comentó que la pareja debe definir que tipo de porno quiere ver porque pueden ver desde la forma más suave hasta las formas más duras, y ponerse de acuerdo con la pareja en horarios, juguetes y demás objetos a utilizar. “Por otro lado la misma pareja puede grabarse y después ver  esa misma película para excitarse, o el hecho de grabar con celulares es algo interesante y contribuye a la relación marital”, comentó López.

Según Bravo, hay que diferenciar el erotismo de la pornografía porque son dos temas distintos aunque son validos para ver en pareja. “El erotismo  es inherente al ser humano, es la atracción y el deseo del máximo esplendor humano, mientras que la pornografía es vulgar, obscena y opuesta al erotismo”.

“No importa el horario o cuantas veces lo haga con su pareja, lo importante son los resultados que ambos puedan experimentar, es como el buen comer, si te gusta, puedes repetir el plato”, puntualizó Pol Bravo.