Punto P, la zona de excitación masculina

Punto P, la zona de excitación masculina

16 de abril del 2018

Cuando se habla de sexualidad, específicamente de orgasmos, se suele hacer referencia a la búsqueda del punto G para ambos géneros. Sin embargo, pocos identifican que en el caso de los hombres a esta zona de excitación se le conoce como Punto P y esta se encuentra en un lugar completamente diferente que en las mujeres.

El punto P no es otra cosa sino la próstata, un sitio altamente sensible pero que por prejuicios se ha convertido en algo innombrable con el que pocos hombres se atreven a experimentar por temor a ser juzgados. Este órgano encargado de generar el líquido seminal, se encuentra exactamente ubicado en la parte inferior del recto, encima del perineo y debajo de la vejiga.

En este punto existe una gran cantidad de terminaciones nerviosas que hacen a esta zona absolutamente sensible y muy placentera. Su estimulación no es una práctica homosexual exclusiva y se puede combinar con otras prácticas como el sexo oral, coito o masaje a zonas erógenas.

Si usted es de los que siente temor a los prejuicios, y quiere estimular esta zona, puede iniciar el proceso exploratorio por su propia cuenta. Los que han tenido la oportunidad de realizar esta práctica aseguran que los niveles de excitación alcanzados son extremadamente altos, por las terminaciones nerviosas que se encuentran en la zona.

En el caso de que haya hablado del tema con su pareja y decidan emprender esta aventura, se recomienda iniciar con masajes, caricias o sexo oral en la zona intermedia ubicada en el ano y los testículos. También existe la estimulación interna, que es aquella realizada directamente en la próstata a través del ano. Se pueden utilizar los dedos.

Con el fin de no sufrir lesiones, la estimulación es fundamental. Es primordial relajarse y lograr que se dilate poco a poco la zona con movimientos circulares.

Sí, es repetitivo, pero hay que usar lubricante y condón en el dedo que se va a introducir. Nunca se debe forzar porque puede provocar un desgarre severo. Estimular el punto P durante el coito vaginal o el sexo oraL, se incrementa el placer.

Para explorar con esta zona es necesario alejarse de tabúes y creencias populares. Tener la mente abierta a nuevas experiencias y sobre todo, hacerlo con la persona correcta, que sea de su entera confianza y esté libre de enfermedades de transmisión sexual.