El pavoroso y altamente peligroso juego sexual

19 de agosto del 2018

La nueva modalidad de la ruleta rusa.

El pavoroso y altamente peligroso juego sexual

Hay una nueva modalidad del juego denominado ‘la ruleta rusa’ que volvió a ponerse de moda entre los jóvenes. Esta vez, se trata de una experiencia extrema en el que los concursantes se olvidan de cualquier preservativo para tener relaciones sexuales.

Esta práctica que ha sido tendencia en Estados Unidos y ahora en América Latina, consiste en reunirse con un grupo de personas desconocidas en un lugar cerrado, con la consigna de que el estímulo es invitar a una persona que esté infectado con el VIH. Sin embargo, ninguno es consciente de la identidad de la persona que está enferma.

Los participantes apenas lleguen al sitio deben removerse la ropa. Los hombres se organizan en un circulo en el centro y las mujeres se hacen fuera de él y al ritmo de la música deben bailar cada uno para un lado diferente. Al momento en que se detiene la canción, las dos personas que queden de frente, deben tener relaciones sexuales sin protección.

Si el hombre eyacula o la mujer tiene un orgasmo, quedan eliminados. Así que la dinámica se repite, hasta que gane el que resista más tiempo sin llegar al clímax.

Para conocer más sobre esta práctica que tiene alarmadas a las autoridades sanitarias de distintos países, KienyKe.com conversó con el médico sexólogo de la Universidad de Barcelona Fernando Rosero, quien explicó los riesgos que trae este juego sexual.

“El riesgo está dimensionado en la posibilidad de contraer un embarazo no deseado o una enfermedad de transmisión sexual en todos los participantes del juego”, entre esas están el VIH, la gonorrea y el virus de papiloma humano, entre otras.

Otro de los reparos que ve el experto, es que si uno de los concursantes ya tiene una enfermedad venérea y le dan tratamiento para mejorar, al no tener un estilo de vida saludable, las complicaciones pueden ser mayores.

Para el doctor este tipo de entretenimiento que están llevando los jóvenes hasta otro punto, tiene que ver con un componente psicológico que los caracteriza, debido que al asumir este tipo de riesgos temerarios puede que utilicen algún tipo de droga o alcohol.

“La recomendación más importante es que no se puede poner en riesgo la vida. Concientizarlos de que las enfermedades de transmisión sexual y un embarazo son para el resto de la vida y que eso no compensa una práctica de riesgo. Si bien es cierto, la actividad sexual tiene que ser lúdica, interesante y atractiva, no vale la pena que se consiga eso a través de exponerse y de tener una mala experiencia”, puntualizó Fernando Rosero.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO