Donovanosis, la temida enfermedad de transmisión sexual

Donovanosis, la temida enfermedad de transmisión sexual

4 de diciembre del 2018

En cuanto a la salud del cuerpo, cuando se tiene una vida sexual activa es importante prestar atención al riesgo de padecer enfermedades de transmisión sexual (ETS), por lo que siempre es necesario actuar de manera responsable y protegerse a sí mismo y a su pareja. Existe una que no es tan conocida pero que es grave y puede dejar severas consecuencias en el organismo, se llama donovanosis.

KienyKe.com conversó con el sexólogo, Fernando Rosero, de la Universidad de Barcelona. “Es una enfermedad de transmisión sexual, es poco frecuente. Generalmente es transmitida por las relaciones sexuales vaginales o anales, sin embargo también puede ser transmitida por la relación de sexo oral. Se presenta en hombres y mujeres entre los 20 y 40 años de edad, es más frecuente en los hombres y se caracteriza por las úlceras”.

La donovanosis también es conocida por el nombre de granuloma inguinal, es una enfermedad bacteriana provocada por el bacilo Klebsiella granulomatis. Es más común en las áreas tropicales o subptropicales, como Papúa Nueva Guinea, Australia central, el Caribe, Sudamérica, India o Vietnam, aunque también se conocen casos en Estados Unidos.

Suele estar asociada a la mala higiene en los genitales, sus síntomas pueden aparecer entre la primera y doceava semana de estar en contacto con la bacteria que contagia. La mitad de hombres y mujeres muestran úlceras en la zona anal.

Igualmente, con la donovanosis aparecen protuberancias carnosas, rojas y pequeñas en los genitales y área perianal, luego se convierten en nódulos levantados, aterciopelados, carnosos y rojos, a lo que se le llama tejido de granulación. No duelen pero sangran fácilmente.

La enfermedad va dañando el tejido genital, esto luego puede transmitirse a la ingle. Los genitales y la piel van perdiendo su color. Si la donovanosis se deja avanzar puede dar la apariencia a los casos de cáncer genital avanzados, también puede llegar a destruir el pene. En ciertas ocasiones logra afectar los huesos, el hígado y otros órganos internos.

Para el tratamiento se deben utilizar antibióticos, como azitromicina, doxiciclina, ciprofloxacina, eritromicina y trimetoprima-sulfametoxazol. Este debe ser prologando, la mayoría de los tratamientos duran tres semanas o hasta que las úlceras sanen por completo. Aunque existe la posibilidad de tener hinchazón genital permanente debido a la cicatrización.

Es de gran importancia mantener una evaluación de control con el médico de confianza, ya que la donovanosis puede volver a aparecer después de haber sido curada.