Gamofobia: el terror al matrimonio

Gamofobia: el terror al matrimonio

13 de julio del 2017

Es normal que muchos noviazgos que llevan un buen tiempo decidan dar el siguiente paso y decir sí al matrimonio. Sin embargo, hay quienes de tan solo pensar en la palabra compromiso sienten un profundo terror incluso, algunos llegan a padecer de ‘gamofobia’.

¿Qué es la gamofobia?

Es una fobia que se caracteriza por el pánico que produce el pensar en el matrimonio, ya que es un hecho que implicaría convivir durante muchos años con la misma pareja. 

Para las personas que padecen está afección, resulta inimaginable que puedan ver su mano con un anillo que indique que están comprometidos e incluso analizar  las responsabilidades que dicha palabra acarrea.

El trastorno se puede producir como consecuencia de una mala experiencia emocional vivida por la persona, o porque en la niñez se crió sin padres y quizás vivió la separación de los mismos.

Algunos síntomas reconocibles en las personas que atraviesan por esta afección son: aumento en la frecuencia cardíaca, malestar estomacal, aturdimiento, temor al hablar sobre tener hijos y planes futuros.

Pareja peleando aplicacion para terminar

¿ Qué se puede hacer para tratar la fobia?

Los expertos recomiendan que este trastorno sea tratado mediante terapias psicológicas, en las que la persona encontrará la raíz de la afección y una vez identificada se trabaje de manera consciente para que la salud mental se estabilice.

De no ser atendida a tiempo la gamofobia puede provocar mayores problemas mentales como obsesiones, distorsión de la realidad. Además podría causar que la persona decida no tener ninguna clase de relación sentimental.

Es importante que la persona gamofóbica se tome con calma las cosas, puesto que es una afección sencilla de tratar y  se puede superar en corto tiempo.

En la actualidad la población que padece más de esta fobia es la femenina, ya que les da miedo perder su independencia o su forma de ser por compartir con una persona todo lo que puede hacer sola.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO