¿Es la monogamia el único camino?

¿Es la monogamia el único camino?

31 de Julio del 2017

En pleno siglo XXI, año 2017, se sigue creyendo en la fantasía romántica que ofrece la exclusividad en una pareja, pero ¿está forma de pensar se está volviendo obsoleta? ¿hay otras formas de concebir las relaciones amorosas?

Actualmente, cuando alguien está comprometido y confiesa que al mismo tiempo sale con otras personas, sea de una manera sexual o amorosa, la reacción de la gran mayoría de individuos  es de incomprensión o incluso molestia (especialmente en el contexto colombiano), ya que esto se toma como irrespeto, traición o engaño a la otra persona en la relación. ¿Cómo es posible que no nos tomemos un momento para reflexionar que hay otras vías para llevar un noviazgo o incluso el matrimonio?

Las relaciones exclusivas, monogámicas, monoamorosas, han demostrado al día de hoy, normalmente suelen terminar en rupturas, y ante esto la pregunta que surge es ¿cuántas de las relaciones son capaces de cumplir con los votos firmados en el matrimonio? Los estudios señalan que la mayoría de parejas y familias actuales, se encuentran divorciados. Esto lleva a la cuestión de que si a caso el amor de solamente, dos personas es una fantasía.

Las parejas abiertas,  un noviazgo o relación en el que se ha consensuado el tener contacto con otras personas, inicialmente sexual y ocasional. Está el modo swinger, en el que usualmente, se intercambian parejas con un objetivo sexual.

La principal diferencia entre la poligamia y el poliamor, es que en la primera, el individuo está casado con varias personas, mientras que en el poliamor se refiere meramente al amor, al estar relacionado con varios chicos o chicas a nivel pasional y romántico. No existen reglas o recetas para tener éxito con este tipo de relaciones, por ejemplo, no siempre las parejas que sostienen estas maneras tienen sexo al mismo tiempo con otras personas, hablando de tríos u orgías, todo depende de lo estipulado en la relación con tu pareja.

Las relaciones abiertas y poliamorosas demuestran una posición respetuosa a la monogamia y las parejas exclusivas. No aseguran que la respuesta sea única y dogmática, simplemente, ellos no se sienten satisfechos en un pacto que garantiza que no se involucrarán sentimentalmente y físicamente con otros individuos. Sostienen que la clave es la confianza y la comunicación.

El contrato de conducta monogámico es algo que requiere mucho esfuerzo, poner todo lo
que anhelas en las manos de una sola persona puede llegar a ser ingenuo pero no imposible, simplemente no es la única respuesta.