¿Qué son los dilatadores vaginales?

14 de junio del 2017

La palabra dilatar en el sexo dibuja en la mente un significado completamente erótico. Si se piensa en dilatadores vaginales se asocia instantáneamente como herramienta para la dilatación de la vagina enfocada hacia el placer. Sin embargo, su verdadera función es otra. Los dilatadores vaginales son usados contra problemas y molestias vaginales, tales como el vaginismo […]

¿Qué son los dilatadores vaginales?

La palabra dilatar en el sexo dibuja en la mente un significado completamente erótico. Si se piensa en dilatadores vaginales se asocia instantáneamente como herramienta para la dilatación de la vagina enfocada hacia el placer. Sin embargo, su verdadera función es otra.

Los dilatadores vaginales son usados contra problemas y molestias vaginales, tales como el vaginismo (contracción involuntaria de los músculos que rodean la entrada de la vagina), coitalgia (coito doloroso) o problemas que quedaron producto de intervenciones ginecológicas o del parto. Tienen forma de cilindro y están hechos de silicona y vienen en diferentes tamaños.

Kienyke.com se comunicó con el experto en sexología Ezequiel López, quien expresó lo siguiente:

“El uso que tienen en sexología es para tratar patologías como el vaginismo o dolores genitopélvicos. Se trabaja entonces con una dilatación gradual usando los dilatadores más pequeños y a medida que la mujer genera una desensibilización ante estos,  se van utilizando los más grandes. Los dilatadores no tienen tanto uso a nivel de placer sino para uso médico, a diferencia de los dilatadores anales que están enfocados en sensaciones placenteras”.

De esto modo, los dilatadores vaginales ayudan a relajar los tejidos permitiendo una mayor flexibilidad de la vagina que concluye en relaciones sexuales más cómodas y menos dolorosas.

Su uso es muy práctico. En primer lugar es necesario lavar los dilatadores con agua tibia y jabón neutro antes de utilizarlo por primera vez. Después de ser utilizados, hacer el mismo proceso y guardarlos en una bolsa completamente secos.

Ahora, el procedimiento para introducirlos en la vagina es igual de sencillo. Las posiciones adecuadas son dos. La primera es acostarse boca arriba con las piernas dobladas y abiertas. La segunda, de pie con una pierna levantada. Una vez el dilatador más pequeño esté dentro de la vagina durante aproximadamente ocho minutos de adentro hacia afuera sin sacarlo completamente de la vagina.

Respecto a la pregunta si existen dilatadores vaginales, cremas o lubricantes que sí ayuden a dilatar la vagina con fines placenteros que potencien el orgasmo, Ezequiel López responde: “Lo que existen son cremas que favorecen un poco la circulación, pero no dilatan ni nada por el estilo, ayuda a mejorar levemente las sensaciones pero no son dilatadores”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO