¿Qué hacer cuando usted quiere tener un hijo, pero su pareja no?

¿Qué hacer cuando usted quiere tener un hijo, pero su pareja no?

22 de Julio del 2017

Puede que cuando se haya iniciado la relación, ninguno de los se viera en un futuro como padre. Sin embargo, ese pensamiento puede cambiar, y de repente uno de los dos está pensando en tener un bebé mientras que el otro sigue firme en un rotundo no.

Por otro lado, también se puede presentar la situación en la que alguien siempre ha querido tener hijos, su pareja no, sin embargo, se tiene la esperanza de que cambie de opinión en algún momento. Cosa que con el paso del tiempo nunca sucede. En cualquiera de los casos se entra en crisis y la relación podría quedar al borde del precipicio.

De acuerdo al portal bebesymas.com estos son algunas recomendaciones para evitar que la relación llegue a su fin:

Diálogo: Es necesario sentarse habar con su pareja y ser completamente sincera al respecto. Llevar el diálogo de una manera pacífica para no terminar en una discusión de la cual puede salir bastante herida. Aclararle a su pareja los motivos por los cuáles usted considera que podrían tener un hijo y por los que cree que están completamente listos para ello. No se trata de imponer y de convencer a la fuerza al otro. Si no de dialogarlo con toda la sinceridad del caso.

Escuhar: De la mano del primer punto así como queremos que nos escuchen, nosotros también debemos sentarnos a escuchar, dejar hablar al otro. Es importante mirar siempre a la cara, si se desvía la mirada se entrega un mensaje de ‘no me importas lo que dices’. Formular preguntas abiertas, es decir, dejar de lado las preguntas que se responden solo con un sí o un no, porque de este modo estamos poniendo a nuestra pareja contra la pared.

No engañar a la pareja ni autoengañarse: Es posible que de momento no lleguen a un acuerdo. Pero es necesario dejar las cosas completamente claras. No es bueno mentirle a la pareja ni a sí mismo con planteamientos como: “Seguramente en un futuro llegaremos a un acuerdo”, “Sí es verdad, quizás estoy apresurando las cosas”, “Estoy bien, no te preocupes”. Esto solo ampliará la grieta entre ambos.

Es posible que no haya acuerdo: Es muy probable que suceda esto, y es cuando ambos deben reflexionar respecto de lo que esperan del otro y lo que quieren de la relación. Forzar las cosas no sirve de nada. Lo importante de estar en una relación es amar y ser amado y que ambos se sientan completamente plenos, satisfechos y felices. Cuando esto deja de ocurrir hay que pensar en la mejor salida, que no siempre es seguir juntos.