¿Qué le pasa a la vagina después del parto?

11 de mayo del 2018

Estos son los problemas vaginales por los que una mujer pasa después de dar a luz.

Vagina

La importancia de tener hijos o quedar en embarazo es diferente en cada mujer, pero algunas, al pasar por esta experiencia, lo narran como una de las cosas más especiales por las que pudieron haber pasado. Durante los nueve meses de gestación la persona experimenta una montaña rusa de emociones, así como ve cómo su cuerpo va cambiando con el tiempo. Después del parto, la vagina de la mujer, probablemente, no volverá a ser la misma y esto es lo que le ocurre.

Para comenzar, el suelo pélvico se deteriora, un reporte del diario El País lo define así, “un puente colgante de músculos y ligamentos que cierran la cavidad pélvica”. El problema yace en que, según el texto, el cuerpo de la mujer no cuenta con un músculo fuerte que mantenga cerrada esta parte, lo que quiere decir, que al dar a luz, lo más probable es que se deteriore el suelo de la pelvis. Dependiendo del tamaño del bebé, el perineo se puede desgarrar, aunque algunos médicos realizan una episiotomía para hacer que el bebé pase más fácil, si no se tiene cuidado, esta zona podría quedar sensible y sin sanar.

De esta manera, si quedan cicatrices perineales, la mujer puede sentir dolor durante el sexo, la vagina queda menos estrecha y puede liberar orina durante el acto. Aunque para algunas mujeres es un tema incómodo, lo que se aconseja es acudir a un médico, que le ayude a realizar ejercicios y una rutina de recuperación.

Después del parto, los niveles de estrógenos de una mujer caen, de acuerdo con la Librería Nacional de Estados Unidos, esto provoca falta de lubricación en la vagina, haciendo que la penetración sea una situación dolorosa. Lo normal es que esto pase hasta que termine el periodo de lactancia, por lo que se recomienda hacer uso de lubricante.

Otro problema suele que suele aparecer es el estiramiento prolongado en la vagina después de la labor. Expertos mencionan que después de un tiempo, la forma del órgano vuelve a la normalidad, al menos en gran medida. Según testimonios de una mujer, la diferencia se siente al usar un tampón. Los médicos también comentan que entre más hijos tenga la persona, menos chance tiene de que todo vuelva a ser como antes.

Finalmente, en cuanto a la vida sexual, hay probabilidad de que los orgasmos pierdan intensidad, teniendo en cuenta la intensidad del daño en el piso pélvico y la vagina. Si el daño es grave y no hubo una recuperación correcta, las contracciones dadas en el clímax no serán tan intensas y serán poco placenteras. No es algo tan común, pero puede hacer ejercicios tipo Kegel para revertir el problema.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO