Una práctica peligrosa durante el sexo

Una práctica peligrosa durante el sexo

9 de febrero del 2018

Durante el acto sexual es común que a muchos hombres les guste que su pareja les apriete los testículos para sentir mayor placer. Algunos incluso interrumpen el flujo sanguíneo del miembro con una banda elástica con el fin de que la erección dure más.

La sexualidad es muy amplia en los seres humanos; no solamente es destinada a la reproducción, sino también al placer. Siendo así, la variedad para encontrar formas recreativas en el acto sexual es realmente extensa, pero lo que a veces no se tiene en cuenta son los riesgos que ciertas prácticas pueden traer.

Se ha escuchado hablar de que algunos hombres sienten placer cuando les ponen presión en los testículos durante la relación. Y aunque usted no lo crea, esto puede traer grandes problemas de salud.

Respecto a la presión intensa, los golpes, o apretarlos con fuerza, fuera o dentro del acto sexual, resulta peligroso por dos razones.

La primera, según lo explica uróloga Grazzina Álvarez, es sobre la orquitis, que es la inflamación de uno o ambos testículos. Esta es causada por una infección o traumatismo que puede provocar lo que se llama escroto agudo, considerado una urgencia médica, y azoospermia, que es la ausencia de espermatozoides en el semen.

La segunda es que al presionar o apretar la turma puede darse una torción, lo que significa la interrupción o alteración de la circulación de la sangre en la zona genital.

Por eso, los médicos invitan a disfrutar de la sexualidad de una manera responsable y sana, para evitarse problemas futuros que puedan llevarle a una zona de urgencias de manera indeseada.

Si hay una zona delicada o sensible en la anatomía de los hombres son los testículos. Estos no están protegidos por huesos o músculos resistentes; están expuestos y muy vulnerables. Están ubicados en el exterior del cuerpo porque para funcionar óptimamente necesitan estar a 2 ºC menos que el resto del cuerpo. 

Por esto es que un golpe en el área genital puede dejar noqueado a un hombre, e incluso se puede desmayar.