Cómo tener sexo en vacaciones y no morir de calor

Foto: Shutterstock

Cómo tener sexo en vacaciones y no morir de calor

1 de enero del 2019

Con las fiestas de Navidad, final y comienzo de año vienen las vacaciones o las escapadas de las ciudades, casi siempre a destinos en donde hay piscina o mar y calor mucho calor. A parte de tomar cerveza, nadar, cenar y conocer, entre otros, uno de los planes infaltables en los paseos cuando se está con la pareja es hacer el amor. No les ha pasado que la tierra caliente o el estar de vacaciones les incita al sexo, sube la líbido, exita; pero también hay que tener en cuenta que el sudor y la temperatura del ambiente puede llegar a ser incómodo a la hora de tener intimidad.

Expertos han coincidido que aunque el intenso calor pueda hacerte desistir de las ganas de tener sexo hay posiciones que permiten hacer el amor desenfrenadamente sin que el sudor o la temperatura sea una incomodidad.

Lo primero en que coinciden los que saben del tema es que es bueno que se inicie la faena con juegos que puedan subir el calor sexual y bajar la temperatura del cuerpo, como por ejemplo la utilización de geles, helados y hielo.

Las posiciones que hay que usar en este tipo de ambientes son aquellas que eviten mucho contacto físico y permitan uno mucho más visual. El misionero con las piernas de ella más cerradas que abiertas y con la pelvis elevada con la ayuda de una almohada o cojín, y él encima de ella, alineando sus caderas y sosteniendo su tronco con los codos o las manos sobre la cama. Es una posición que les permite a los dos tener una buena visión tanto del cuerpo de la pareja como de la penetración.

Otra posición que pueden probar es la llamada borde de cama, en la que él hombre se sienta al borde de la cama mientras que ella, de espaldas a él, tiene el control de la situación y sobre todo de los movimientos y de la intensidad del momento, mientras que él tendría sus manos libres para tocar su espalda, piernas, senos, vientre, …

En tierra caliente es infaltable hacer el amor en la ducha. El agua fría cayendo sobre los dos cuerpos calientes es una de las mejores sensaciones que hay cuando se está de paseo y a altas temperaturas ambiente. Bajo la regadera la mejor posición que hay es que él esté detrás de ella, ambos de pie, y que la mujer incline su tronco hacia adelante hasta que su espalda y sus piernas formen un ángulo recto, de casi 90°.

La misma posición  anterior, pero sin la ducha, también es muy apta para hacer el amor en tiempo de verano, ya que el único contacto de cuerpo sería el que ejerzan las pelvis de los ardientes protagonistas.

Ten presente que lo más importante es divertirse al tener sexo con tu pareja, así que mientras hayan ganas, placer, gusto y pasión, no importará el calor de la habitación, ya que la temperatura de tu cuerpo y el suyo estarán a mil y superarán la de cualquier ambiente.