¿Qué tan placentero puede ser el sexo sin penetración?

21 de septiembre del 2014

Las mujeres son la más beneficiadas en esta experiencia ¿Por qué?

¿Qué tan placentero puede ser el sexo sin penetración?

El sexo sin penetración es una manera de comunicación sexual y un camino distinto para llegar al orgasmo. Una alternativa de placer y lujuria. Los besos, las caricias, la masturbación, el sexo oral y los juguetes sexuales, son los principales aliados para vivir esta experiencia.

Lea también: Mujer multiorgásmica vs.anorgásmica

Carlos Pol Bravo*, máster en sexología y presidente del congreso IV Cita con la Sexología, explica que el sexo sin penetración es una experiencia que despierta la imaginación y complicidad en la pareja. También ayuda a salir de la rutina y cotidianidad. Una opción para dejar a un lado el sexo convencional.

Sexo-pareja-01

“Este tipo de sexo se pone en práctica cuando hay impedimentos o motivos clínicos que obstaculizan el coito. Pero también es una manera novedosa de expresar el deseo sexual y una vía para llegar a la gratificación sexual”, indica el especialista.

Entre los beneficios de practicar el sexo sin penetración está el fortalecimiento de la intimidad, complicidad y comunicación entre la pareja. “Es una oportunidad para convertir el erotismo tradicional en un juego morboso y sano que permita descubrir un nuevo camino en la sexualidad”, dice Pol Bravo.

Lea también: ¿Por qué el vello púbico es un estimulante sexual?

Pero para disfrutar de este tipo de sexo es importante llegar a un acuerdo con la pareja. “En la sexualidad todas las técnicas de placer son permitidas siempre y cuando no haya presión, violación, chantaje, engaño o que una de las partes no acepte las condiciones. Llegar a los acuerdos sexuales es más importante que llegar a los acuerdos comerciales”, concluye.

Carlos Pol

El doctor Carlos Pol Bravo es director científico de la Central Médica de Sexología. 

Es una realidad que el sexo sin penetración sea disfrutado y beneficie un poco más a las mujeres. Según explica el especialista, esta es la mejor manera para que ellas conozcan su cuerpo, las partes que más las excitan y que su pareja aprenda a darles placer. “Por ejemplo, las mujeres aprenden con la masturbación a llegar al orgasmo. Conocen sus tiempos y ritmos. Se trata de un momento de autoconocimiento”.

Disfrutar de este tipo de sexo poco convencional no tiene ningún riesgo. Pero el doctor Pol Bravo hace énfasis en el tema de la higiene, la limpieza de los juguetes sexuales y el uso de preservativos para el sexo oral es importante para evitar enfermedades de transmisión sexual.

*Carlos Pol Bravo es psiquiatra, máster en sexología y presidente del congreso IV Cita con la Sexología que se celebrará el 16, 17 y 18 de octubre en Bogotá.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO