Sexomnia, una patología de medianoche

17 de marzo del 2017

No tiene cura, pero sí tratamiento.

Sexomnia, una patología de medianoche

Foto: Shutterstock

Dormir bien es una parte fundamental para la vida del ser humano, sin embargo, existen algunas enfermedades que interrumpen el sueño profundo, clasificadas en el trastorno del sueño número III del REM (movimiento rápido del ojo).

Una de estas enfermedades es la apnea del sueño,  que ocurre cuando la respiración es interrumpida, ya sea por obstrucción nasal, insuficiencia respiratoria, entre otras. La apnea puede ocurrir más de 30 veces por hora, también se da por perturbaciones del sueño relacionados con el movimiento, parasomnias que presentadas por la paralización del sueño en efímeros instantes a causa del sonambulismo o las pesadillas.

Preste mucha atención a lo anterior, porque si presenta alguna de estas dificultades para conciliar el sueño, podría padecer del trastorno de sexambulismo o sexomnia. Se manifiesta por medio de comportamientos  sexuales que incluyen gemidos, gritos, masturbación, caricias eróticas a su compañero (ra) si lo tiene, movimientos pélvicos e incluso puede llegar a la relación sexual, pero todo eso se da cuando usted se encuentra dormido.

La sexomnia, un trastorno onírico 

Una investigación realizada en el año 2007 por la Universidad de Minnesota, la Universidad de Stanford, en compañía del Centro regional de trastornos del sueño de Minnesota, mostró que la sexomnia se presenta de diferente forma en las mujeres y en los hombres.

En ellas se revela que esa condición es manifestada mediante autoestimulación y gemidos sexuales. En los hombres en cambio, es más común que involucren las caricias, masturbación e incluso el inicio del acto sexual, aunque la sexomnia puede presentarse de forma más frecuente en los hombres.

Los trastornos de estos comportamientos no solo se presentan de manera leve, sino que también se pueden manifestar episodios violentos; en los que se incluyen golpes, patadas e incluso alcanzan ámbitos grotescos como que se desplieguen abusos sexuales por la misma condición y que el individuo al siguiente día no recuerde nada de lo sucedido.

Se debe tener presente que el consumo de alcohol es otro factor distinguido dentro de los estudios realizados ya que promueve la alteración en el sueño.

En el mundo de la medicina neurológica se ha implementado el examen de estudio del sueño haciendo uso de aparatos como monitores de electrocardiograma EGC , Electrodos EEG, los cuales permiten medir si se concilia bien el sueño y si de verdad está durmiendo y la reacción que tiene el cuerpo ante los trastornos del sueño, incluyendo la sexomnia.

Se puede implementar otro estudio y es el de polisomnografía, que consiste en registrar la actividad cerebral, el movimiento de los ojos, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. El análisis de cómo duerme una persona es toda una investigación en la cual debe quedarse a dormir toda la noche en el hospital para ser monitoreado y encontrar la raíz del problema.

La sexomnia no tiene cura, pero sí existen tratamientos para tratar el trastorno, como controlar la falta de sueño e intentar dormir las horas diarias necesarias (7 a 8). De igual modo puede bajar su nivel de estrés con distintas actividades y si no se soluciona nada, la respuesta sería realizar un tratamiento farmacológico para controlar el problema y crear hábitos que mejoren su salud y que le ayuden a sentirse tranquilo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO