Trasplante de corazón: del sedentarismo a la actividad física

3 de febrero del 2016

Las tres etapas de una persona que es sometida a un trasplante de este tipo.

Trasplante de corazón: del sedentarismo a la actividad física

“Quien se somete a un trasplante de corazón no es un discapacitado”, lo dice el doctor Michel Rieu, presidente de la Universidad Virtual de la Francofonía de Medicina del Deporte de Francia.

Lea también: Enfermedad coronaria, el mal que cada vez más ataca a los jóvenes

En 1968 el doctor Michel Rieu trabajó con el profesor Christiaan Barnard, precursor de los trasplantes y la primera persona en realizar un trasplante de corazón.

“El Dr. Barnard me dijo: haz todos los esfuerzos para garantizar que los trasplantados continúen con la actividad física, porque yo no quiero tener estos reproches de que puse en la sociedad un nuevo tipo de discapacidad”, afirma Rieu.

Ten trasplante corazon dr Michel Rieu-01

De esta manera es que plantearon la readaptación de un paciente que fue sometido a un trasplante en tres etapas claves que van del sedentarismo a la actividad física.

El primer periodo ocurre en el hospital después de la intervención quirúrgica. Durante ese tiempo, el paciente debe estar en reposo, con una dieta balanceada para que su cuerpo acepte el nuevo corazón.

La segunda etapa se vive en los centros de rehabilitación especializados para el paciente luego de salir del hospital. Este periodo requiere disciplina y constancia, pues el corazón ha presentado una buena readaptación por parte del cuerpo y se debe mantener así.

La última etapa es cuando el paciente ya es independiente y autónomo, “es necesario que este continúe con la actividad física para la readaptación y reapropiación de su corazón”, asegura el doctor Michel Rieu.

La actividad física está basada en estudios que determinan las condiciones de cada paciente.

Según el doctor, “durante estas actividades de readaptación, se puede identificar el proceso de cada paciente para determinar qué ejercicio debe hacer, eso si, una persona que ha sido sometida a un trasplante de corazón no puede practicar deportes de contacto físico como rugby o combate”.

Dichas recomendaciones aplican tanto para niños y adolescentes, así como para adultos mayores.

Así mismo, el doctor recomienda una cuota mínima de ejercicio diario, ya sea subir las escaleras en su trabajo, caminar por lo menos 20 minutos diarios o “aprovechar las noches para hacer algunos movimientos de gimnasia que proponen en la televisión”.

“Hay un elemento esencial que los pacientes dicen cuando les hacemos el seguimiento y es que ellos afirman que haciendo ejercicio permitido, se vuelven los propietarios de su corazón, porque o si no, seguirá siendo un corazón extraño, pero el hecho de ver que puedan hacer ejercicio y que el corazón responde y que ese corazón se convierta en mi corazón ya se les olvida que tienen el trasplante”.

Con motivo de la celebración de los 200 años del estetoscopio, el presidente de la Universidad Virtual de la Francofonía de Medicina del Deporte de Francia, Dr. Michel Rieu, estará en la conferencia “La adaptación del corazón trasplantado al ejercicio físico” que se llevará a cabo el cuatro de febrero en la Fundación Clínica Shaio a partir de las 10:00 am.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO