Este hombre fingió su muerte para no casarse

Este hombre fingió su muerte para no casarse

25 de agosto del 2014

Un joven en Estados Unidos cambió el tradicional “no eres tú, soy yo” o el “tenemos que hablar” y fingió su muerte antes de casarse con su prometida con quien llevaba una relación a distancia de dos años. El caso fue divulgado por la novia plantada, Alex Lanchester, al diario The Mirror y al Daily mail.

Alex Lanchester

Días previos a la boda planeada para el 15 de agosto de este año, Lanchester recibió la peor noticia que podría recibir una futura novia; su prometido,Tucker Blandford, se había suicidado por depresión:

—Alex, no hay manera fácil de decirte esto, lo siento mucho, pero Tucker ha muerto— le aseguró por teléfono una voz que decía ser el padre de Tucker. Sin embargo, la joven descubrió que todo era una mentira después de hablar con su suegra.

Lea también

¿Qué pasó con el sexo en la noche de bodas?

Muchos titulares, pocas bodas

—Destrozada, llamé a su madre para buscar consuelo, pero ella no tenía idea de lo que le estaba contando y descubrí la mentira. Yo no podía ni respirar, fue devastador. Todo lo que hice fue amarlo. Después de esto, no creo poder confiar en un hombre de nuevo —cuenta Lanchester.

Alex Lanchester

Los padres de Tucker no tenían ni idea de que se iban a casar. La pareja se conoció en el 2012 en la Universidad de Connecticut mientras ella hacía un año de intercambio en Estado Unidos. Se enamoraron y siguieron en contacto a través de redes sociales por más de dos años. Los dos acordaron casarse en el campus universitario donde se habían conocido

La mujer había invertido en invitaciones a sus amigos y familiares, fotógrafo y vestido y lamenta que Tucker buscara la peor forma para terminar su relación:

—Tuvo tantas oportunidades para hablar conmigo, soy una persona con mente abierta, si quería terminar conmigo me lo podría haber dicho. No lo iba a acosar, el vive en Estados Unidos y yo en Inglaterra. Soy muy afortunada de no haberme casado con él.

Alex Lanchester

Alex cuenta su experiencia en varios medios para que otras mujeres aprendan:

—Todas las señales de advertencia estaban ahí, yo debería haber intuido que él no quería casarse conmigo. Pero estaba enamorada y era ingenua.