‘Vaca muerta’, un comportamiento sexual que usted puede derrotar

15 de julio del 2016

A los hombres también les pasa, son los toros muertos.

‘Vaca muerta’, un comportamiento sexual que usted puede derrotar

El acto sexual se puede encontrar con todo tipo de comportamientos, desde los más extraños hasta los más sencillos, y precisamente sobre este último término es de lo que se viene a hablar. Cuando una mujer es una ‘vaca muerta’ en la cama o el hombre un ‘toro muerto’, es decir, personas tan pasivas que simplemente el sexo se convierte en sinónimo de aburrimiento.

¿La razón? De acuerdo a la sexóloga y terapeuta de parejas Carmen Larrazábal, esto se debe a: ” específicamente la posición perezosa que adopta tanto mujer y hombre tras una actitud pasiva desalentada, malgastada y en desuso frente a los encuentros sexuales con su pareja”.

Lea también: Perrito vaginal, el ejercicio pélvico que aumenta el placer sexual

El sexólogo Carlos Quintero complementa lo anterior al decir “esta hipoactividad sexual es cuando el individuo no responde o no se manifiesta de forma expresa durante la relación sexual. Puede ser consecuencia de muchas cosas, factores culturales, de educación, psicológicos, traumas previos, malos aprendizajes desde la perspectiva sexual, también estamos muy amarrados al ámbito religioso, si una mujer es muy activa o abierta sexualmente es tratada de puta”.

Si usted es pasivo en la cama no cabe duda de que su vida sexual es bastante monótona, los expertos dicen que no hay por qué dejarse vencer por la falta de experiencia o la inseguridad de no tener un cuerpo perfecto. Acciones como pedir o directamente apagar la luz, taparse con las cobijas y demás actos, pueden llegar a apagar bastante la llama.

Para pasar de ‘vaca muerta’ a ‘vaca loca’, la doctora Larrazábal recomienda: “Lo primero es una actitud dispuesta,  altamente atractiva donde no solamente nuestra mente y organismo se encuentren en orden. Principalmente tener una disposición mental”.

“Hay que estimular el proceso sexual que consta de tres factores: El deseo, la excitación y el orgasmo. El primero tiene que ver con las ganas sexuales; el segundo es el más importante, es la parte que más se disfruta porque es la del erotismo, el juego sexual para empezar el acto y terminar en el orgasmo, que es solo un momento que no llega a durar ni un minuto”, puntualiza Carlos Quintero.

Además: Aerolínea le permite tener sexo en pleno vuelo

En conclusión ambos sexólogos coinciden en que hay que salir al ruedo y experimentar, dejar de limitarse. La mujer no siempre tiene que estar abajo para el clásico misionero, puede pasar de esclava a ser una diosa y llevar el control del acto a su antojo. Es necesario expresarse, la comunicación es fundamental, aclarar qué es lo que más disfrutan y lo que no.

“El sexo sólo es sucio si se hace bien”, dijo Woody Allen alguna vez, por lo tanto hay que atreverse, jugar y experimentar, ser curioso, pero ante todo que haya confianza, lograr entrar en un ambiente de comodidad casi tan placentera como el mismo acto sexual.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO