Yina Calderón, la exprotagonista de Novela, es llamada ladrona en redes sociales

Yina Calderón, la exprotagonista de Novela, es llamada ladrona en redes sociales

30 de octubre del 2016

Las redes sociales se han llenado de comentarios de un grupo de mujeres refiriéndose a una supuesta estafa por parte de la ex Protagonista de Novela, Yina Calderón; ellas aseguran que realizan el pedido de las fajas, las cancelan pero estas jamás llegan al destino desde donde se hace la compra.

Lea También: El sorprendente cambio físico de estos ‘Protagonistas de Nuestra Tele’

“Ya pasaron 20 días y no llegan. Nos dejan en visto en WhatsApp. No responde; a mí me bloqueó y eliminó de WhatsApp e Instagram. Me gustaría que nos ayudaran porque nos sentimos burladas y engañadas, eso no se hace y menos con personas como yo que sufro un problema de obesidad”, aseguró una de las mujeres  en entrevista con Pulzo.

Pero el escándalo es aún mayor, no solo las compradoras de las fajas se quejan, Lorena, una mujer que se contactó con Yina con el fin de hacer negocio y empezar a vender el producto en Neiva asegura que le envió dinero pero las fajas nunca llegaron.

Además: ‘Protagonistas de Nuestra Tele’: Drogas, crisis y anorexia

“Yo le enviaba a ella 1’400.000 y ella me hacia un envío de 17 fajas, que supuestamente llegaban en tres días. Ella me iba hacer publicidad por sus redes sociales para que las fajas se vendieran rápido”, aseguró Lorena a la Red de Caracol Televisión. Agregó que no volvió a contestarle el teléfono ni los mensajes que le dejaba por su redes sociales.

Luego de tres meses de no tener respuesta de la exprotagonista, Lorena decidió demandar. Sin embargo, Calderón asegura no tener conocimiento de un proceso en su contra.

Las fajas tienen un costo de 125.000 pesos y son elaboradas en la casa de la actriz..

En su defensa, Yina afirma que cuando le llegue la citación de la Fiscalía ella pondrá la cara, y que enviará a su abogado para que aclare la situación, pero que no realizará la devolución del dinero, ya que es el proveedor con el que trabaja el que tiene la culpa.