El alcance de los nobeles de física

Ilustración Niklas Elmehed. © Nobel Media

El alcance de los nobeles de física

6 de octubre del 2018

Basados en la fortaleza que tienen la electrodinámica clásica y la cuántica, los nuevos premios Nobel de Física se plantearon la posibilidad de manipular sistemas muy diminutos a través de la luz y del uso de láseres.

De esta manera explica el profesor Herbert Vinck Posada, del Departamento de Física de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), el alcance de los inventos en el campo de la física láser que les merecieron el Nobel de Física 2018 a los científicos Arthur Ashkin, Gérard Mourou y Donna Strickland.

El profesor Vinck, quien desde su línea de trabajo en la U.N. se ha acercado al tema de los pulsos de luz, por los que los profesores Mourou y Strickland recibieron el Premio, explica que este año la Real Academia de las Ciencias de Suecia destacó trabajos en los que se logró desarrollar física aplicada utilizando las propiedades de la luz.

De hecho, el Comité del Nobel describió el trabajo de los ganadores del reconocimiento este año como “unos instrumentos de precisión avanzados que están abriendo áreas de investigación inexploradas y una multitud de aplicaciones industriales y médicas”.

“En Colombia sí tenemos una tradición académica en torno a los temas por los que hoy han otorgado el Premio Nobel”, aseguró el docente, al recordar que “nosotros modelamos sistemas semiconductores que interaccionan con pulsos de luz de distintas formas, intensidades y características”.

Señala además que alrededor del tema de pinzas ópticas que le valió el Premio al profesor Ashkin en la U.N. Sede Medellín se ha adelantado un importante trabajo desde los grupos de óptica. Con el liderazgo del profesor Román Castañeda y la colaboración del profesor Jean-Pierre Galaup, de la Universidad de París-Sur 11 (Francia), investigadores del Grupo de Óptica de la U.N. Sede Medellín han logrado construir prototipos de microscopios que utilizan esta tecnología.

Herramientas hechas de luz

Como “unas pinzas ópticas para atrapar partículas, átomos, virus y otras células vivas con sus dedos de rayos láser” describió el Comité del Nobel el invento que hizo merecedor del reconocimiento de este año al profesor Arthur Ashkin. Este adelanto convierte en realidad un viejo sueño de la ciencia ficción de usar el poder de la radiación de la luz para mover objetos físicos, precisa.

“Utiliza la interacción de la radiación con la materia para hacer este tipo de manipulación. La gran ventaja es que permite acceder a sistemas biológicos, sistemas celulares y hacer manipulación mecánica, que consiste en mover componentes internos de la célula, rotarlos, hacer procesos con ellos a través de la interacción con estos campos de luz láser”, aclara el profesor Vinck.

Por su parte los profesores Mourou y Strickland fueron reconocidos con el Nobel en Física de este año por “allanar el camino hacia los más cortos e intensos pulsos de láser jamás creados por la humanidad”.

Ambos profesores inventaron una técnica conocida como “amplificación de pulso gorjeado”, que se ha convertido en el estándar para los láseres de alta intensidad, cuyos usos incluyen las millones de cirugías oculares correctivas que se realizan cada año en el mundo.

“Esos pulsos permiten que la transferencia de energía al sistema de interés sea una transferencia muy localizada, es decir que tenemos la posibilidad de que grandes cantidades de energía se transfieran a ese medio material con una alta precisión, por lo que sus principales aplicaciones están en el campo de la física de materiales y la física médica, para hacer cortes”, señala el profesor Vinck.

La profesora de Donna Strickland hoy entra a formar parte del reducido grupo de mujeres que han recibido el Premio Nobel de Física desde 1901. Hasta hoy solo tres de los 201 científicos reconocidos con este galardón han sido mujeres: Marie Curie en 1903, María Goeppert-Mayer en 1963, y ahora la profesora Strickland.

Con información de Agencia de Noticias U.N.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO