El hombre más odiado de internet

9 de mayo del 2012

Hunter Moore abrió IsAnyoneUp por un periodo de 16 meses, y antes de cerrarla, ya había recibido 500 millones de visitas. El sitio web invitaba a enviar fotografías de exnovias y exnovios desnudos para ser saboteados en la red. El sitio empezó sin dinero y terminó ganando 20 mil dólares mensuales en publicidad. Moore inició […]

Hunter Moore, dominio anti-bullying, IsAnyoneUp

Hunter Moore abrió IsAnyoneUp por un periodo de 16 meses, y antes de cerrarla, ya había recibido 500 millones de visitas. El sitio web invitaba a enviar fotografías de exnovias y exnovios desnudos para ser saboteados en la red. El sitio empezó sin dinero y terminó ganando 20 mil dólares mensuales en publicidad.

Moore inició la plataforma escribiendo historias y subiendo fotos de mujeres que le habían roto el corazón. Poco a poco, muchas personas empezaron a adherir sus experiencias hasta alcanzar más de 300 mil entradas diarias. Además de publicar las fotos que le enviaban, Moore explicaba la razón por la que esa persona merecía aparecer en la web, incluyendo nombres, apellidos, dirección y link a su perfil en redes sociales. Luego los usuarios podían hacer comentarios sobre la víctima, que en todos los casos eran críticas muy ofensivas.

El creador de IsAnyoneUp ignoraba las constantes amenazas de las mujeres que sentían violada su intimidad. Lucy, una de ellas, le escribió varias veces para que quitara sus fotos, pero al no obtener respuestas tuvo que acudir a la Policía. Sin embargo, la página era totalmente legal y no existían argumentos jurídicos que respaldaran a los afectados.

Moore decidió cerrarla por voluntad propia. Al parecer, la cantidad de contenido que le llegaba de menores de edad lo impulsó a tomar la decisión. Cuenta que a diario le llegaban al menos 60 fotos de niños de hasta 9 años. “Creo que es importante que todos reflexionen sobre el daño que puede causar el matoneo virtual.”, dice Moore, quien ahora parece estar arrepentido.

IsAnyoneUp fue entregada a un dominio anti-bullying llamado Bullyville, que busca combatir el acoso o matoneo como se conoce comúnmente. “Esta página era un reproductor de rencor y venganza”, argumenta Moore. No obstante, quienes fueron agredidos con en este sitio no creen en su arrepentimiento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO