¿Está deprimido? Facebook podría estar filtrando esta información

¿Está deprimido? Facebook podría estar filtrando esta información

1 de mayo del 2017

A principios de esta semana se filtró una delicada información que comprometía a la más importante red social, Facebook, como responsable de compartir publicaciones de jóvenes que se mostraran bajos de ánimo.

El documento de 23 páginas, conocido por el medio The Australian, detalla cómo miembros de la importante compañía de Facebook Australia utilizan los estados emocionales de usuarios de 14 años principalmente para que sea usada en campañas publicitarias y lograr que distintas marcas sepan en qué momento los adolescentes se encuentran más frágiles o requieren productos o servicios que les brinden seguridad.

Los algoritmos de Facebook identifican con facilidad los estados que aparecen clasificados como “estresado, fracasado, sin valor, ansioso, tonto o abrumado” y así permiten a anunciantes manipular dicha información para el consumo.

Otra parte del documento, explica que además Instagram (perteneciente a la misma compañía) también está involucrado en el asunto, el reconocimiento de imágenes muestra a las marcas de qué manera los usuarios prefieren mostrar momentos como el de la hora de consumir alimentos.

El análisis explica que iniciando semana los adolescentes están a la expectativa, y al finalizarla tienden a ser más reflexivos y emocionales.

Por ahora los datos adquiridos según el documento pertenecen únicamente a Australia y Nueva Zelanda, teniendo presentes en el estudio alrededor de 6,4 millones de adolescentes.

Facebook dio una disculpa en la que lamentaba lo sucedido y se comprometía a supervisar el caso para evitar que se filtrara información de sus usuarios, sin embargo, dice que el título con el que mostró el medio su investigación del tema es errado y engañoso “Facebook no ofrece herramientas para orientar a la gente basada en su estado emocional.

El análisis realizado por un investigador australiano tenía la intención de ayudar a los vendedores a entender cómo la gente se expresa en Facebook. Nunca se utilizó para orientar los anuncios y se basó en datos anónimos y agregados “ pero no especifica por qué no quiso responder directamente al medio.