La gambeta de Uber a las autoridades

La gambeta de Uber a las autoridades

5 de Marzo del 2017

Uber admitió haber utilizado un programa mundial para evadir a los controles policiales en los países en los que el servicio todavía no es aprobado y sigue siendo perseguido por la policía.

El programa utilizado se llama “Greyball” y forma parte del programa VOTS (Violación de Términos de Servicio), creado por la empresa en el año 2014, para eliminar a las personas que hacían uso inadecuado de la aplicación. El programa fue aprobado por el equipo legal de Uber; sin embargo, The New York Times, que investigó el uso de esta aplicación, afirma que plantea numerosas interrogantes éticas.

Este programa hacía uso de una gran cantidad de datos para perfilar las solicitudes de servicios de transporte desde cuentas relacionadas a entidades oficiales a través de la información de su tarjeta de crédito. Cuando identificaban a un posible usuario engañoso, la herramienta mostraba un mapa con carros falsos para despistar a los usuarios y el servicio desaparecía luego de un tiempo.

Según la información filtrada, Greyball fue utilizado en países como Australia, China, Italia y Corea del Sur. Además de ciudades como Boston, París, Las Vegas.

El uso de esta herramienta fue identificado por primera vez en 2014 en Portland, Oregon (donde el servicio se declaró ilegal), cuando los oficiales solicitaron un carro y la aplicación le mostró tarifas potenciales con carros digitales, carros fantasma.

En un comunicado oficial, la compañía declaró que Greyball “Este programa niega las solicitudes de carreras a usuarios que violan nuestros términos de servicio, ya sea gente que pretende agredir físicamente a los conductores, competidores que buscan interrumpir nuestras operaciones o rivales que se unen con oficiales en secreto para ‘emboscar’ a conductores”.

Además, Uber declaró que esta herramienta era utilizada en lugares donde los conductores veían amenazada su seguridad, pero “raramente” para escapar a los controles de las autoridades. Al parecer el abogado general de la compañía y el vicepresidente senior de operaciones globales, y otros 50 o 60 empleados de la empresa, estaban al tanto del uso de esta aplicación y su uso en más de doce países del mundo.