Joven ruso es condenado a prisión por jugar Pokémon Go

Foto: Shutterstock

Joven ruso es condenado a prisión por jugar Pokémon Go

12 de mayo del 2017

Hace pocas semanas, un joven ruso fue acusado por miembros de la iglesia y diferentes autoridades del país europeo de incitar al odio luego de que compartiera un video en redes sociales jugando Pokémon Go en una iglesia, el videojuego de realidad aumentada más exitoso de los últimos años.

El 12 de mayo se conoció que la juez Yekaterina Shoponiak condenó al joven a 3.5 años de prisión, luego de que se le hallara culpable de los delitos de faltar el respeto a la sociedad e incitar al odio religioso. Sin embargo, Ruslan Skolovsky (youtuber acusado) se defiende afirmando que en el video solo estaba jugando y manifestando algunas opiniones respetables.

“De acuerdo con el comité de expertos, la corte ha encontrado al adolescente Ruslan Skolovsky culpable de incitar al odio, violar los sentimientos religiosos y posesión ilegal de dispositivos especiales como un bolígrafo con una cámara de video en su interior”, afirmó la juez en diálogo con diferentes medios de comunicación de uno de los países de mayor extensión del mundo.

No obstante, la juez también fue enfática al afirmar que la condena quedará en suspenso. Es decir, que si el joven es sorprendido cometiendo otro delito o reincide en esta conducta, inmediatamente será trasladado a prisión y deberá pagar los 3.5 años de cárcel, más la condena adicional del crimen que haya cometido.

Skolovsky de 22 años, grabó el video en la iglesia ortodoxa de Ekaterimburgo el agosto de 2016, el material compartido a través de la red social YouTube cuenta con más de dos millones de visitas y miles de comentarios a favor y en contra del joven, quien manifestó en el mismo que Jesucristo es el Pokémon más raro que ha encontrado y que es una lástima no haberlo podido capturar.

“Es absurdo que alguien se pueda sentir ofendido por usar un smartphone al interior de una iglesia”, sentenció el joven en sus redes sociales.

Este fue el video compartido por Ruslan Skolovsky, el joven acusado de incitar al odio en Rusia.