La app que calcula la producción de café

10 de junio del 2018

Por medio de la captura de imágenes o videos, los productores podrán georreferenciar sus cultivos y estimar su productividad de café sin tener que realizar un conteo manual. El ingeniero Carlos Mario Muñoz, magíster en Ingeniería Electrónica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), desarrolló una aplicación que permite procesar, almacenar y consultar los registros […]

La app que calcula la producción de café

Por medio de la captura de imágenes o videos, los productores podrán georreferenciar sus cultivos y estimar su productividad de café sin tener que realizar un conteo manual.

El ingeniero Carlos Mario Muñoz, magíster en Ingeniería Electrónica de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), desarrolló una aplicación que permite procesar, almacenar y consultar los registros de información de ramas de café georreferenciadas.

La aplicación está dirigida a productores y cultivadores, y por ahora solo se puede descargar en dispositivos Android. Una de las ventajas que ofrece es que el cultivador puede tomar fotos o videos en una parcela que no tenga conexión a internet, y después podrá subir las imágenes al servidor, cuando acceda a una red wifi.

“El propósito de guardar las imágenes en el servidor es hacer una reconstrucción 2D y 3D para hacer el conteo de cada rama de café. A partir de este proceso se puede calcular la producción de la parcela”, comenta el investigador.

Por lo general la estimación de la cosecha de café –que ocurre entre enero y julio– se realiza a partir de conteos destructivos, desprendiendo todos los frutos de un cafeto. Este procedimiento se podría obviar si se usan técnicas de visión de máquina para el conteo de frutos a partir de imágenes de ramas en escenarios controlados.

Registro de imágenes

Antes de iniciar el registro fotográfico, la aplicación le solicitará al usuario crear una carpeta temporal en la que se guardarán las imágenes. Después iniciará pantalla de captura de información, para la cual solo están habilitados los comandos de acciones por hardware del dispositivo, los controles de volumen y el botón de regreso; la pantalla principal solo se usa para mostrar la previsualización de la cámara del dispositivo.

“Ya sea para trabajar foto o video, se inicia el proceso de captura de información que permite georreferenciar cada imagen. Al terminar el proceso, la información quedará guardada en la base de datos del aplicativo, junto con la referencia de la carpeta local con las imágenes del proceso que se han guardado en el dispositivo”, explica el ingeniero.

Después de capturar las imágenes se analiza el factor de borrosidad a partir de algoritmos que calculan los bordes de la imagen. “El factor de borrosidad de cada foto o video –que evalúa la calidad del registro– se guarda en el archivo correspondiente a cada imagen del proceso en base de datos. Cuando se ha calculado, el proceso está listo para ser sincronizado con el servicio en la nube”, indica.

Cuando se han guardado las imágenes de buena calidad se crea un servicio nuevo que empieza a verificar en qué momento el usuario tiene buena conectividad, y entonces sincroniza los datos con un servidor externo para subir las imágenes guardadas en el dispositivo.

En este proceso también se guarda la georreferenciación. Simultáneamente la aplicación toma las imágenes y una huella de la posición a través del acelerómetro, que se usa como un sensor del movimiento del dispositivo; el giroscopio, que mide la tasa de rotación del celular; y el magnetómetro, que se utiliza como brújula.

La aplicación fue desarrollada con una versión del sistema operativo 4.4 y se espera que próximamente sea de uso libre. Por ahora el ingeniero Muñoz recomienda que para usar la aplicación el dispositivo cuente con sensores, acelerómetro, giroscopio y magnetómetro.

Con información de Agencia de Noticias U.N.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO