La fuerte sanción económica que recibió Facebook en España

La fuerte sanción económica que recibió Facebook en España

12 de Septiembre del 2017

La red social social estadounidense Facebook recibió una sanción económica de 1.2 millones de euros por parte de la Agencia Española de Protección de Datos, debido a que esta compañía recopilaba datos de sus usuarios de forma irregular y sin dar previo aviso a los mismos.

Según las investigaciones adelantadas por esta agencia española, Facebook también ha tratado datos especialmente protegidos con fines publicitarios, y que lo ha hecho sin pedir el permiso expreso de los usuarios como exige la normativa.

La red social de Mark Zuckerberg estaría recopilando información de todo tipo a través de los hábitos de navegación de los usuarios y cookies que pueden permanecer activas incluso 17 meses después de haber cerrado la cuenta, práctica que está prohibida en territorio español  ya que atenta contra los derechos de los usuarios de la plataforma estadounidense.

Los datos recopilados en los últimos meses corresponden a gustos, ideologías, creencias sexuales y religiosas y el principal propósito era venderlo a diferentes agencias de publicidad con el fin de posicionar marcas en el inicio de Facebook de los usuarios de acuerdo a sus intereses.

Es importante tener en cuenta, que el mecanismo empleado por la red social de Mark Zuckerberg para recopilar la información de sus usuarios es el botón “Me gusta”, el cual es capaz de recoger intereses, temas que son tendencia en la plataforma y páginas que fueron frecuentadas por los navegantes.

La Agencia Española de Protección de Datos también confirmó que Facebook vulnera la normativa de protección de datos no eliminando la información que recoge sobre los hábitos de navegación de los usuarios. La red social la retiene y la mantiene asociada al usuario para reutilizarla en otros momentos que ellos consideren necesarios.

No es la primera vez que Facebook recibe este tipo de sanciones, ya que hace un par de meses, las autoridades italianas afirmaron que la compañía recopilaba datos de sus usuarios en el país europeo, con fines no informados a los mismos.