La propiedad intelectual en la tecnología

Cortesía: APD

La propiedad intelectual en la tecnología

25 de mayo del 2019

Cada día hay más desarrollos tecnológicos y así los negocios que los generan. Esto ha dado lugar a la ‘economía del conocimiento’. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), se refiere a esta como aquella en la que el conocimiento es un activo más importante que los bienes de capital y mano de obra. Por esta razón es fundamental la propiedad intelectual (PI).

La propiedad intelectual reúne múltiples derechos que se tienen sobre las creaciones de intelecto humano. El fin es que el conocimiento ofrezca un valor a quien lo genera y se garantice una competencia justa, además de la seguridad de los consumidores.

Dentro de los derechos hay varios tipos: patentes, secretos empresariales, derechos de autor, marcas, diseños industriales, entre otros. Por esta razón en un mundo tecnológico como el actual, la PI se convierte en un actor principal. Sin embargo, también constituye un sector económico, ya que la tecnología impacta en el desarrollo del negocio.

Inteligencia artificial (IA)

Una de las tecnologías más avanzadas que impacta el sector de la propiedad intelectual es la IA. Está presente en las aplicaciones más populares hoy en día. Se encuentra en la visión por computador para el funcionamiento autónomo de los vehículos y en los métodos de control en el campo de la robótica.

La protección de esta tecnología plantea nuevos retos dentro de la PI. La inteligencia artificial propone la trasformación de los conceptos “autor”, “compositor” e “inventor” para proteger invenciones realizadas por la IA como música, escritos y tecnologías. Además como es una tecnología que es exponencialmente dinámica, demanda nuevos métodos de protección más ágiles y efectivos.

El uso de la inteligencia artificial también genera oportunidades dentro del ámbito administrativo para manejar la propiedad intelectual. Algunas de las aplicaciones son la automatización de procesos, automatización y eficiencia en procesos de vigilancia y procesadores de lenguaje.

La automatización de procesos verifica antecedentes marcarios, identifica el estado del arte, analiza la patentabilidad, clasifica solicitudes de patente, busca y compara consecuencias genéticas. También realiza acciones más simples como traducciones y transacciones con clientes.

La automatización y eficiencia en procesos de vigilancia se encarga de identificar imágenes para la vigilancia de marcas y derechos de autor. Busca y compara secuencias genéticas para vigilar patentes y vigila el entorno.

Por otra parte los procesadores de lenguaje tiene funciones que incluyen el reconocimiento por voz y textos inteligentes.

Block Chain

Las aplicaciones más populares de esta tecnología son: seguridad y privacidad de la información, pagos y comercio electrónico, trazabilidad en cadenas de suministro y otros procesos empresariales. Las soluciones que ofrece el Block Chain son softwares que solo son patentables en algunos países. Por esa razón la protección implica una mayor dificultad.

En sentido inverso, las soluciones de esta tecnología representa una herramienta para proteger y  gestionar la propiedad intelectual. Registra derechos y solicitudes, controla y hace seguimiento de la distribución de los derechos PI, entre otras funciones.

La inteligencia artificial y el Block Chain plantean nuevos retos para la propiedad intelectual. Los registros de estas tecnologías no están sujetos a localizaciones geográficas y las leyes pueden variar según cada jurisdicción. Pero hacen evidente la estrecha relación entre la PI y la economía del conocimiento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO