Chocolate caliente con masmelos

Chocolate caliente con masmelos

24 de Octubre del 2011

Hoy fue uno de esos días en que todo habría sido mejor si uno se queda en la cama. Todo arrancó mal. El carro estaba varado y cuando logré que prendiera me di cuenta de que no tenía fuerza, así que me puse a llamar a todo el mundo, pero nadie tenía carro, y me tocó arrancar el día usando nuestro maravilloso servicio de transporte público hasta Cajicá. ¿Pueden creer eso? El único día que no tengo como moverme me toca ir a hasta las afueras de Bogotá. Lo bueno es que los resultados académicos de mi hijo de 4 años son increíbles y eso mejora el día.

Más tarde logré que mi papá, que vive cerca del colegio de mi hijo, me recogiera. Todo iba muy bien hasta que decidió parar en el taller. Nos tocó esperar por 40 minutos más o menos, así que de cualquier forma, ya iba tarde a todo. Después regresé a la casa y traté de arreglar el carro cambiándole la batería. No solo no solucioné el problema, sino que me gasté un montón de dinero. Y además, como ese no era el daño, me tocará llamar una grúa y llevarlo al taller especializado. Esto ya no será el lunes, pues tengo mucho que hacer: entregar pedidos y regresar al aeropuerto para por fin, terminar con este tercio de semestre e irme a pasar unos días a México con mi familia.

En realidad este pensamiento es el que hace que me olvide este día tan caótico. Así que un abrazo y una receta que me reconforta en los peores momentos o en los días que queremos que ya terminen.

  • Se prepara el chocolate, según las instrucciones del paquete en dos tazas de leche.
  • Se deja hervir y se va revolviendo con la palilla chocolatera.
  • Luego de dos hervores se pasa a la licuadora para sacarle mucha espuma. Ojo, que no esté muy caliente porque se puede hacer un gran reguero de leche que antes que aliviar el día lo podría dañar más.
  • Se vuelve a poner en la olla.
  • En 2 pocillos se ponen pequeños masmelos y encima el chocolate. Verá que bien se siente al final de este día.