Comer a la sombra del Panteón

Comer a la sombra del Panteón

10 de marzo del 2011

En el centro histórico de Roma, a pocos pasos de Panteón, está el restaurante Pino alle Coppelle. Pino Zangrilli, su propietario, cocinero y muchas veces también mesero, logró crear un ambiente típico romano muy acogedor, con paredes arqueadas, botellas de muy buen vino expuestas, pequeños vasos con flores frescas en cada mesa y algunos cuadros. En el espacio están bien dispuestas diez mesas, donde cuarenta o cincuenta comensales llenan el lugar a diario.

Los cuadros que decoran el restaurante son típicas pinturas originales de bodegones y naturalezas muertas de autores europeos, pero entre estos sobresale una reproducción de una obra del artista colombiano Fernando Botero, que adquirió en una galería romana.

El propietario dice que es uno de sus artistas favoritos porque “sus clásicas mujeres acuerpadas y gordas le recuerdan los placeres de la vida y la buena mesa; son obras que me hacen feliz, por sus formas y colores”.

A manteles

Primer encuentro del Club di Stilemaschile. Pino acompañado por algunos miembros.

En el menú de cocina clásica, tradicional romana  y mediterránea no faltan las pastas hechas en casa a diario, así como también una gran variedad de platos de carne y pescado fresco que Zangrilli adapta al menú de acuerdo a los ingredientes que consigue a diario, pues el chef privilegia la calidad de la materia prima para sus preparaciones. Dice “mi cocina se basa en calidad, calidad, calidad, luego buenos ingredientes y técnica”.

Su clientela le es fiel desde hace diez años. El perfil son hombres de negocios y políticos que confían a ciegas en sus sugerencias. Algunos, ya no se molestan en estudiar el menú, piden y siguen los consejos que les da para que el almuerzo o cena sea un momento feliz.

Vestido con su uniforme de chef, se divide entre la cocina y la sala donde recibe a la gente, la acomoda, le informa de los cambios del menú y sugiere los vinos que acompañan cada plato.

El secreto

“Nuestro ingrediente secreto es el amor por la buena mesa, la normalidad y el respeto por las tradiciones, sin dejarme seducir por las modas del momento y seguir siempre las reglas de la buena cocina de siempre”, dice. Y en efecto sus comensales siempre salen felices; porque comida buena y saludable  es sinónimo de corazón contento. Para los que quieran ser buenos cocineros dice que solo se requiere voluntad, paciencia y humildad.

Asistentes y souvenirs del encuentro del Club di Stilemaschile.

DÓNDE

Via delle Coppelle, 41 Roma
Teléfono – 06 – 688.922.13
Se recomienda hacer reservación
Abierto de martes a sábado de 12 m. a las 3:30 p.m. y de 7:00 a  11:00 p.m.
Cerrado domingo y lunes.
Precios entre 40 y 50 EU, sin el vino.
FOTOLEY – Pino frente a la obra de Botero que cuelga orgulloso en las paredes de su restaurante.
Al ingreso, muy sonriente da la bienvenida a los comensales.