¿Cómo hacer pan de muerto en el Día de Muertos?

¿Cómo hacer pan de muerto en el Día de Muertos?

1 de noviembre del 2017

El Día de Muertos es una de las celebraciones mexicanas más reconocidas, no solamente porque desafía a la muerte, sino por los diferentes ritos y actividades simbólicas que realizan alrededor de esta celebración que se lleva a cabo a finales de octubre y principios del mes de noviembre.

Esta festividad  es declarada en el 2003 por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la cual tiene sus raíces en el sincretismo de las culturas prehispánicas y europeas, de las cuales se enriquecieron los ritos y las ceremonias que se viven en medio de esta festividad.

La creencia popular indica que solo en esta fecha los difuntos están autorizados para visitar a sus parientes aquí en la tierra, los cuales son recibidos en los cementerios  o casas con flores, festejos y con ofrendas que constan de fotos, velas, una cruz y el banquete de las comidas y bebidas que más disfrutaba en vida esa persona, la idea es que las almas de los seres queridos que se fueron regresen de ultratumba durante el Día de Muertos.

Las familias que hacen parte de esta celebración suelen tener un altar del Día de Muertos en la sala de su casa durante todo el mes de octubre y principios del mes de noviembre, el cual simboliza el cielo, el limbo y la tierra. En el altar los hogares en su mayoría mexicanas representan los cuatro elementos de la naturaleza, agua, tierra, fuego y aire. Por lo general, se tiene un mantel naranja o morado el cual lleva flores de Cempasúchil, papel picado, calaveras de azúcar o alfeñique (una especie de caramelo o confitura con base en azúcar y de caña preparada en pasta alargada).   

Asimismo, en la celebración a los invitados se les ofrece comidas y bebidas que fueron preferidas por los difuntos, entre las que no pueden faltar el tradicional pan de muerto y el tequila favorito de esa persona recordada por sus familiares. El pan de muerto contiene notas de azahar que se asemeja al olor y el sabor de las flores y es ofrecido en el altar.

Algunos historiadores han revelado que el nacimiento del pan de muerto se basa en un rito que hacía los primeros pobladores de Mesoamérica a los muertos que enterraban con sus pertenencias, según la historia de la elaboración de este pan el cual estaba elaborado por semillas de amaranto molidas y tostadas, mezclado con la sangre de los sacrificios que se ofrecían en honor a los dioses Izcoxauhqui, Cuetzaltzin o Huehuetéotl, con el tiempo fueron reemplazados por pan de trigo bañado en azúcar y pintado de rojo.

¿Cómo hacer pan de muerto en el Día de Muertos?

Puedes ver el paso a paso en el video de este link: 

 

Ingredientes

1 cda. de levadura seca o 25 gramos de levadura fresca

5 ½ tazas de harina (680 g.)

½ taza de agua tibia (120 ml.)

½ taza de azúcar (100 g.)

2 cda. de esencia de azahar (30 ml.)

½ taza de leche

3 huevos

3 yemas

2/3 de taza de mantequilla (130 g.)

1 huevo para barnizar con 1 cda. de agua

Preparación

Combinar la levadura con 1 cucharada de harina y 1 cucharada de azúcar, formar una mezcla y dejar levantar. Ponerle a la batidora el gancho de la harina, agregar azúcar, agua de azahar, sal, leche y amasar hasta que se integre todo. Añadir los huevos y continuar batiendo.

Agregar la mezcla de la levadura y batir con gancho hasta que se desprenda de los lados. Añadir la mantequilla y seguir amasando por 10 minutos aproximadamente. Poner la masa en un tazón ligeramente engrasado y tapar, reposar en un lugar tibio hasta que duplique su volumen. Engrasar dos refractarias y agregar la masa; darle forma al pan haciendo una bola grande o varias pequeñas.

Separar una parte de la masa para las lágrimas y los huesos que adornan el pan. Barnizar el pan y pegarle los adornos. Espolvorear azúcar, dejar que fermente y duplique su volumen. Hornear a 180 °C por 25 minutos. Al salir del horno, barnizar con la mantequilla derretida y espolvorear el azúcar.

En el altar, junto al pan de muerto y las calaveras de azúcar, es común encontrar el 2 de noviembre Tequila Súper Premium Don Julio, una ofrenda para celebrar la visita de los seres queridos que partieron antes, pero regresan cada año en la misma fecha para probar las delicias de la tierra mexicana que más disfrutaron en vida.