¿Cómo hacer una estufa improvisada?

21 de junio del 2018

Sin lugar a duda, el acampar no es para cualquier persona, se necesita de alguien que esté dispuesto a pasar las duras y las maduras, enfrentarse al clima, a las plantas, a los animales que se interpongan en el camino para que al final, usted pueda integrarse, al menos en cierta medida, con la naturaleza. […]

Estufa

Sin lugar a duda, el acampar no es para cualquier persona, se necesita de alguien que esté dispuesto a pasar las duras y las maduras, enfrentarse al clima, a las plantas, a los animales que se interpongan en el camino para que al final, usted pueda integrarse, al menos en cierta medida, con la naturaleza. Un truco que puede hacer más fácil la experiencia es hacer una estufa improvisada.

Para aquellos que no son amantes de la comida fría y que necesitan los alimentos hervidos, como paquetes de comida congelada, pasta de cabello de ángel, frijoles o arroz instantáneo y bebidas calientes, el hacer una estufa de esta manera en la intemperie puede sacar a varios de un apuro.

Este práctico implemente puede ser elaborado en minutos, con latas de al menos tres onzas de comida para gatos y con ayuda de una perforadora de papel, y algo muy a su favor: no necesita mucho dinero para hacer esta ingeniosa estufa.

Debido a la capacidad, esta estufa improvisada es ideal para los solitarios y parejas campistas, porque para los grupos más grandes no resulta tan útil. Para su combustible, se puede usar alcohol desnaturalizado o metanol, que se puede conseguir en alguna ferretería o alguna bomba de gasolina. Estos ingredientes pueden ser guardados en una botella plástica de 8 a 12 onzas, de la cual puede utilizar 0,7 para cada comida.

Para aumentar la capacidad de la estufa, escoja una olla de un litro que es ancha pero cortal, tampoco alta ni delgada. Igualmente, un guardabrisas o pantalla hecha con aluminio es muy necesaria.

Para montar la estufa: remueva la comida de gato y lave la lata. Aplane todos los bordes afilados alrededor de la boca de la lata, esto se logra con ayuda de la perforadora. Deje un espacio pequeño entre los huecos de los que sale el gas. De estos huecos haga dos hileras, pero de la inferior, haga un número de aberturas a la mitad del superior.

En cuanto al guardabrisas de aluminio: recorte un trozo de papel aluminio uno tres centímetros más grande que la circunferencia de la olla que va a utilizar. Dóblelo a la mitad de su longitud. Doble el cuarto de pulgada externo del parabrisas dos veces para aumentar la rigidez y la resistencia a la rotura de sus bordes. Haz agujeros en la parte inferior del parabrisas, a una pulgada de distancia para mejorar el flujo de aire. Rodee la estufa y la olla con el parabrisas, dejando un espacio de un cuarto de pulgada entre el borde de la olla y el parabrisas, en promedio. Los extremos del parabrisas deben superponerse de una a 1.5 pulgadas.

Al usar la estufa: vierta combustible en la estufa. No vierta más de lo necesario. La estufa no tiene un interruptor de apagado y es difícil de apagar. Enciéndala con un fósforo y espere 20 a 30 segundos para que el campo comience a hervir visiblemente. Coloque su olla llena de agua en la parte superior de la estufa y rodee la estufa y la olla con el parabrisas. Hervirá de 1.5 a dos tazas de agua en aproximadamente siete minutos.

Mientras se desplace al destino, proteja la estufa y el guardabrisas dentro de la olla, este último debe ir al fondo, llene el resto del utensilio con comida para evitar que la estufa y el guardabrisas rebote.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO