Alaska, el diamante de hielo

Shutterstock

Alaska, el diamante de hielo

30 de octubre del 2017

Para sorpresa de muchos, Alaska hace parte de uno los 50 estados pertenecientes a Estados Unidos, a pesar de que se encuentra más cerca de Canadá que de territorio estadounidense. El denominado ‘diamante de hielo’ a pesar de sus bajas temperaturas, tiene lugares maravillosos por descubrir, por eso, en los últimos años el turismo hacia esa zona ha aumentado considerablemente.

Ubicado en el extremo noroeste de América del Norte, en la región Oeste del país, división Pacífico. Limita al norte con el océano Ártico, al este con Canadá, al sur con el océano Pacífico y al oeste con el mar de Bering hacen que tenga diferentes puntos de acceso tanto como tierra, como por aire y mar.

Alaska

Shutterstock

Este territorio que pertenece a Estados Unidos desde 1867 gracias a que gobernantes de este país se lo compraron al imperio ruso por un valor de 7.200.000 dólares, no obstante, fue reconocido como territorio estadounidense hasta 1959 cuando fue registrado como el estado numero 49 del país norteamericano.

Alaska cuenta con paisajes de una belleza impresionante, glaciares gigantes que tienen su origen en la antigüedad y abundante vida silvestre que es difícil de encontrar en algún otro lugar en el mundo. En este estado se pueden disfrutar de todo tipo de planes, desde lo más tranquilo, hasta lo más extremo como esquiar en la nieve o tomar un reposo.

Shutterstock

Uno de los principales atractivos turísticos de este lugar son las águilas calvas, una especie que a lo largo de la historia ha representado a los estadounidenses. Estas aves llegan hasta este lugar con el fin de buscar comida y poder sobrevivir a las bajas temperaturas que se registran a lo largo del año.

Adicionalmente, a pesar de las duras condiciones climatologías Alaska se destaca por contar con más de 17 parques naturales, entre los que se encuentra Wrangell-St. Elias, que es considerado como el más grande de Estados Unidos y que reúne varias de las maravillas ecosistémicas.

Los viajes guiados y recorridos turísticos se dirigen a diversos sitios, donde podrá disfrutar de casi cualquier pasatiempo al aire libre. En esta época del año, se convierte en tendencia los alojamientos en albergues rurales para practicar pesca con mosca y observar osos.

Las agencias de turismo de Estados Unidos tienen el desafío de derrumbar todos aquellos mitos que afirman que Alaska es solo hielo, bajas temperaturas y un lugar de poca actividad turística.