Un oasis en medio del Desierto de la Tatacoa

Foto: Ana María Moya

Un oasis en medio del Desierto de la Tatacoa

5 de febrero del 2019

Vivir o visitar Colombia es todo un privilegio, su inmensa diversidad en fauna, flora, paisajes y cultura lo hacen un destino obligatorio a visitar. Uno de los puntos que ha cogido fuerza en los últimos años es el Desierto de la Tatacoa, reconocido por ser una locación ideal para ver las estrellas, o incluso, la presentación de festivales culturales.

En realidad no es un desierto, es un bosque seco tropical, que en el Período Terciario fue un jardín con gran proliferación de flores y árboles. Cuando los españoles lo descubrieron lo bautizaron Tatacoa haciendo referencia a la serpiente cascabel.

En medio de este escenario rojo y grisáceo, con escasa vida animal y vegetal, casi como si se tratara de un mundo extraterrestre, se encuentra un oasis, exactamente el Hotel Bethel Bio Luxury, que se debate entre el lujo y la responsabilidad con el medio ambiente.

Foto: Ana María Moya

KienyKe.com conversó con su fundador, Frank Corredor, para conocer más sobre este proyecto, “Bethel es el resultado de creer que sí se puede, que por más difícil que sea el camino, si tú tienes claro un objetivo y un proyecto en mente, si lo tienes claro, lo puedes lograr”.

“El Desierto de la Tatacoa es un destino emergente de clase mundial, es uno de los mejores lugares para ver las estrellas, sus condiciones topográficas y geográficas son impresionantes, lo único que te garantizamos es ver millones de estrellas, invito a todos a que los conozcan”, menciona el arquitecto.

Foto: Ana María Moya

Luego continuó, “tenemos caminatas, cabalgatas, cuatrimotos, astronomía, el solo hecho de entrar a Bethel y que puedas tener la oportunidad de estar una noche en una habitación cuyas características son completamente distintas a la que puedes tomar en otra noche ya se vuelve especial, en Bethel no vas a encontrar una habitación de cuatro por cuatro, con paredes estáticas y un televisor para encender, no es guerra, es una experiencia, tú vas a vivir conceptos diferentes”.

La experiencia en este lugar se vuelve experimental y sensorial al pensar que saca a cualquiera de su zona de confort, le hace valorar lo que es tomarse un vaso de agua y enchufar el celular a la energía, le hace concentrarse en vivir el momento y conectarse con la belleza que ofrece la naturaleza.

Además de las actividades al aire libre para divertirse en la zona,en el hotel también puede disfrutar desde el agua mineral de la llave (con propiedades rejuvenecedoras) a platillos gastronómicos propios de la región.

Igualmente, como mencionaba su creador, en Bethel puede encontrar diferentes tipos de habitaciones, desde los aclamados glampings a camas lujosas para conectarse con el entorno, todo depende del tipo de experiencia que usted quiera pasar.

Desde Bogotá, vía terreste, hasta el Desierto de la Tatacoa, se recorren aproximadamente seis horas, al llegar a Neiva, pregunte cómo llegar hasta Villa Vieja, es fácil encontrar a un local que esté dispuesto a darle las indicaciones exactas. No olvide armarse de protector solar, repelente para insectos, ropa cómoda y fresca.