El que tiene tienda…

El que tiene tienda…

14 de marzo del 2011

Los conocedores de la buena rumba en Bogotá saben muy bien que en temas de fiesta Alejandro Ramírez es una de las personas que manda la parada. Desde hace más de diez años, este caleño, su hermano, y una serie de socios, se han dedicado a montar bares y discotecas con diferentes conceptos en distintos puntos de la ciudad. Ellos son los mismos de La Pola, un pub en la Vía del Sol inspirado en la heroína de la Independencia, a donde se puede ir a oír buen rock y, en ocasiones, música en vivo; también están detrás de Radio Berlín, una discoteca en la 26 con sexta que pretende ser la emisora de un personaje ficticio llamado Hanz Efigenio Hertz Ocoro. Cuenta con dos espacios – o salas de grabación- en donde la gente puede ir a escuchar lo mejor del tech house, el minimal techno y el deep house.

Su última creación se llama La Tienda y está ubicada en la carrera 14ª con 83,  en Bogotá. Al igual que sus otros espacios, este cuenta con una historia propia bien particular: se trata de una tienda de esquina que abrió Don Dagoberto Páramo, un personaje inventado. En esta oportunidad se trata de un hombre oriundo de Paipa, Boyacá que se ganó la lotería y se vino a Bogotá para abrir su bar-piqueteadero. Así, en uno de los epicentros de la rumba bogotana, y al lado las fastuosas discotecas propias de la Zona Rosa, se encuentra este espacio que promete reivindicar a la popular tienda de barrio.

La decoración del lugar estuvo a cargo de Javier Mera y se basó en todo lo que puede encontrarse en un típico almacén de abarrotes. Las paredes están cubiertas de estanterías repletas de los productos básicos de la canasta familiar, y detrás de la barra no se ven botellas de trago, como en la mayoría de bares, sino escobas, enlatados y gaseosas de tamaño familiar.

En cuestiones de música no podría esperarse otra cosa que el crossover y la música popular. A La Tienda, como en toda tienda de barrio, se puede ir a tomar cerveza, a charlar, o a bailar amacizado sobre las baldosas rústicas que le dan unidad a este espacio innovador.