El sabor de Mila en Cartagena

El sabor de Mila en Cartagena

2 de febrero del 2013

Fotos: Lina Rozo

En la calle de la Iglesia en Cartagena a la altura de Ábaco libros y café se encuentra la mejor Torta Porteña de La Heroica; la torta de chocolate con Baileys de Mila Vargas. Dos gallinas doradas en la fachada reciben a turistas y propios en Mila Pastelería, un punto de encuentro creado por una chef y empresaria cachaca que llego a Cartagena para quedarse solo por un mes y que ya lleva seis años con tres lugares emblemáticos: Mila Pastelería, La Güera Milagrosa y El Gallinero.

Llegó a Cartagena después de estudiar pastelería en Argentina, una italiana le ofreció una  asesoría por un mes y nunca le pagó, pero Mila a pesar de la mala experiencia decidió quedarse en La Heroica donde empezó a trabajar en la cocina de los Hoteles Charlotte y Milenio y poco a poco empezó a ser reconocida por sus recetas. Después de seis meses en la cadena de hoteles, Mila decidió abrir su propio local enfocándose en su pasión: Los postres y los dulces.

-Yo empecé con las uñas, cuando llegue de Argentina, empecé a hacer mis pasteles y a venderlos, así iba ahorrando. También dicté clases en la Academia de Cocina Verde Oliva en Bogotá.  En ese momento me llamó una italiana que vino a Cartagena, y  me ofreció la asesoría por un mes, pero nunca me pagó. Decidí quedarme en Cartagena y empezar a trabajar con una cadena de hoteles,  pero dije, esto nunca va a ser mío, así que busque  mi primer local aquí en el centro histórico que tenía como 50 metros cuadrados.

La ciudad la iba envolviendo y todavía recuerda hacer las veces de mensajera, panadera, todera en su primer local con la torta porteña, el pie de limón y el jugo de uva que hasta el día de hoy siguen siendo los productos más vendidos en su pastelería. Su pasión por los sabores, las texturas y la decoración de los platos le vienen desde niña, desde que se levantaba todas las noches a hacer brownies para vender en el colegio, y luego sus famosas tortas en la Universidad.

Lo que tengo hoy en día me lo soñé, yo me soñé desde chiquita que abría una pastelería, que me hacían fila para entrar, que estuviera lleno el sitio, siempre me lo soñé.

Manolo Cardona, La Tutti Barrera y el Presidente Santos son algunos de sus clientes.

En Mila Pastelería, La Güera Milagrosa y El gallinero Mila imprime su sello en cada plato, tiene proyectado abrir su marca en Bogotá este año y a finales de marzo en Barranquilla. Cerca de 60 personas trabajan con ella y la mayoría son mujeres cabezas de familia de Cartagena. Su “Desayuno costeño”, compuesto por arepa de huevo y suero y la “Posta cartagenera”, acompañada de arroz con coco y patacones complementan a los sabores más dulces de su pastelería.

Hay dos obsesiones y temas constantes en la decoración de sus lugares: México, el tema gastronómico y artesanal de este país la inspira y de sus viajes a Guanajuato, Guadalajara, San Miguel de Allende y Playa del Carmen, trae los objetos de decoración para la Güera Milagrosa. La idea de hacer un lugar 100 por ciento mexicano. Una taquería en La Heroica nació durante uno de estos viajes y su otra obsesión, las gallinas, decoran la fachada de su negocio y su uniforme. Las gallinas las relaciona con su abuelo,  el “Gallino Vargas”, y son un símbolo de prosperidad, la tradicional decoración con dulces y cupcakes de las pastelerías son remplazadas por gallinas en cada uno de sus sitios.

-El tema de los restaurantes en México es impresionante, el consumismo en restaurantes es completamente absurdo para nosotros entender, adicional a eso, el tema de la artesanía es increíble, como celebran tanto las fiestas, el Día de los Muertos o el día de la Virgen de Guadalupe es un lugar que te inspira.

Esta cachaca ama Cartagena, uno de sus primeros clientes fue Raimundo Angulo, y desde su primer visitante hasta hoy por su pastelería han pasado el actor Benjamin Bratt, Lina Botero, Manolo Cardona, Monica Fonseca, Juan Pablo Espinosa, la Tuti Barrera y hasta el Presidente. Su visión empresarial y su pasión  por llevar los mejores dulces a Cartagena y parte de México a las calles de La Heroica hacen de Mila Pastelería un punto de encuentro en el Caribe.