Foodporn una nueva provocación visual que genera satisfacción

Foto: Shutterstock

Foodporn una nueva provocación visual que genera satisfacción

29 de julio del 2017

Gran parte del éxito de Instagram se basa en la exploración de dos pecados capitales: la gula y la lujuria. Existe una tendencia que los combina a la perfección, poniendo a fantasear a más de uno. Una suculenta hamburguesa humeante que reposa en una bandeja llena de papas fritas, mientras el queso derretido se escurre cubriendo la carne hasta llegar a la superficie del pan.

Esto es Gastroporno o Food Porn, un fenómeno que consiste en mostrar alimentos como hamburguesas, postres y demás que tengan un contenido calórico elevado. Éste se convierte en algo irresistible que podría reemplazar las sensaciones de una relación sexual por medio de una estimulación visual.

Cada foto pareciera como si cobrara vida y hace que los aficionados a la comida (foodies), babeen y den rienda suelta a su imaginación con estas imágenes provocadoras. Para muchos seguidores la publicación de éstos alimentos pueden provocar un grado de excitación inexplicable.

Muchas personas utilizan el hashtag #FoodPorn en Instagram en la que suben fotos de su comida favorita e incluso grabar “videos eróticos gastronómicos”, en los que cocinan sus deliciosos platillos.

Algunas personalidades de la vida pública como modelos, actrices y reconocidos chefs se han dejado atrapar por el gastroporno o foodporn.

Sin embargo, el término, aunque parece haber sido acuñado recientemente, fue mencionado por primera vez por Rosalind Coward, una feminista que aseguró en su libro Deseo Femenino de 1984, que los alimentos que tienen una buena presentación, están hechos explícitamente para que se vuelvan cautivadores.

De hecho, muchas multinacionales aprovechan esto como una estrategia de mercadeo para que su clientela pueda admirar y comprar los productos que las empresas ofrecen de manera específica.

Independientemente de lo que suceda en la industria de la alimentación, el foodporn ha sido tan llamativo que ahora algunos blogueros coreanos famosos, con millones de seguidores en redes sociales, suben vídeos consumiendo cualquier alimento que se vea apetitoso para otros. De hecho, les pagan millonarias sumas de dinero solo por realizar una actividad como masticar.