Gdansk, la ciudad que sobrevivió a la guerra

2 de agosto del 2018

Gdansk es una ciudad colorida que se roba la atención de cualquier viajero.

Gdansk, la ciudad que sobrevivió a la guerra

La ciudad de Gdansk es una de las más importantes de Polonia, debido a que aquí fue donde se dio inicio a la Segunda Guerra Mundial y no solo esto, sino que su ubicación es estratégica por el gran puerto que tiene para hacer las rutas comerciales y trasladar objetos mercantiles.

A este territorio se puede llegar por tierra, aire o mar, por lo que es fácil encontrar en ella una experiencia turística excelente. Por ejemplo, si escoge irse por ferrocarril, las rutas más conocidas son: Berlín por Szczecin, Koszalin y Słupsk, o de la frontera polaca por Białystok y Olsztyn, o de la frontera checa y eslovaca por Cracovia y Varsovia. Si es por avión, se encuentra el aeropuerto moderno “Lech Walęsa” , a 15 kilómetros del centro de la ciudad, y si es por mar, este incluye una conexión con puertos de Lituania, Dinamarca y Suecia.

Para conocerla mejor, la ruta real está formada por dos calles que la conforman. El camino empieza con la Złota Brama (Puerta dorada) por la calle larga (Dluga) donde se muestran casas de estilo típico con fachadas pequeñas, pero ornamentadas. Después le sigue Zamek Lwi, Dom Uphagena en la que se encuentra el museo de la vida burguesa y la casa de Feber. Por otro lado, esta ruta se encarga de pasar por toda la ciudad para que cualquier turista llegue a conocer todos los lugares importantes.

La basílica de Santa María creada a punta de ladrillos en 1343, tiene vidrieras, altares y un reloj astronómico que destacan su originalidad. Este lugar es uno de los símbolos que los Nazis utilizaron como panfletos para recuperar a Gdansk para Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

La plaza está expuesta a través de calles largas, en la que se destacan las casas con colores fuertes. Estos hogares fueron reconstruidos tras la guerra. En parte de este lugar se encuentra la fuente de Neptuno, en donde también se puede observar una estatua de bronce de Peter Hussen.

El Westerplatte es un monumento que le hacen a los defensores del pueblo, cuando los alemanes bombardearon este lugar. Está dedicado a los caídos en la batalla. Hasta que los soviéticos llegaron a esta ciudad, sacando a todos los alemanes, para de este modo reconstruir la ciudad piedra a piedra.

Si quiere visitar este destino, los vuelos están entre 7.604.234 hasta 8 cerrados y para los hoteles el costo de un fin de semana puede lograrlo encontrar en 2.000.000 por persona.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO