Haga su propia salsa de tomate

30 de julio del 2012

Dos recetas artesanales de la salsa más famosa del mundo para que prepare en su casa y compare con las marcas del mercado.

Haga su propia salsa de tomate
Escrito por: Giuseppe Lacorazza

El origen de su nombre se remonta al siglo XVII en China, donde se consumía una salsa a base de fermento de pescado llamada “kôe-chiap” o “kê-chiap”. Luego, los colonos ingleses descubrieron en Malasia y Singapur una salsa de mesa agridulce similar de nombre “kĕchap”, la cual comenzaron a comercializar en occidente bajo el nombre inglés kétchup.

Originalmente era producida a base de bananos, hongos o nueces. Los tomates se agregaron a partir del siglo XIX cuando el estadounidense Sandy Addison publicó la primera receta de salsa de tomate moderna en 1801. 211 años después les regaló dos recetas de salsa de tomate artesanales para que hagan en su casa y comparen con las marcas industriales.

Salsa de tomate clásica:

Receta para 800 gr

750 gr de tomates maduros

325 gr de cebolla morada

350 gr de passatta o tomates en conserva

20 gr de jengibre fresco

5 dientes de ajo

75 gr de azúcar morena

100 ml de vinagre blanco

3 clavos de olor

Una cucharadita de semilla de hinojo

Una cucharadita de coriandro (semillas de cilantro)

Medio atado de albahaca fresca

Pelar el jengibre y cortarlo junto con los dientes de ajo, y la cebolla en pedazos medianos. En una olla mediana agregar aceite de oliva e incorporar estos ingredientes junto a los clavos, el hinojo, el coriandro y los tallos de la albahaca. Sudar todo por 10 minutos, agregar los tomates picados y la passatta.

Dejar reducir esta mezcla hasta que se empaste y agregar el azúcar y el vinagre. Una vez se empaste de nuevo, agregar las hojas de la albahaca y llevar toda la mezcla a una licuadora, moler hasta tener una salsa lisa, luego pasar por un colador fino.

Salsa de tomate a base de ahuyama:

Receta para 800 gr

600 gr de tomates maduros

325 gr de cebolla morada

500 gr de ahuyama

20 gr de jengibre fresco

5 dientes de ajo

80 gr de panela

100 ml de vinagre blanco

5 pepas de pimienta de olor

2 estrella de anís

Una cucharadita de coriandro (semillas de cilantro)

Medio atado de estragón fresco

Repetir el procedimiento de la receta anterior, cambiando los ingredientes necesarios.

Una vez tenga las salsas coladas y calientes es hora de envasar. Comprar -o reciclar-  algunos tarros de vidrio con tapa de rosca (como los de la mermelada) y sumergirlos en una olla con agua hirviendo.

Llenar los recipientes con la salsa caliente, llenar hasta el tope. Cerrarlos y sumergirlos de nuevo en el agua caliente por 5 minutos más.

Pasado este tiempo puede sacarlos del agua y dejarlos enfriar en la despensa.

Estas salsas pueden durar hasta 6 meses en la despensa sin que los destapen.

Esperen más recetas caseras la próxima semana, o visiten mi blog http://tallercocina.com para más artículo y recetas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO