Hotel Caribe, una joya arquitectónica en Colombia

Hotel Caribe, una joya arquitectónica en Colombia

12 de febrero del 2019

En la noche del 30 de diciembre de 1945 el Hotel Caribe en Cartagena abrió sus puertas con una fiesta monumental. Un puñado de familias con sus recursos construyó el edificio de cinco pisos y 87 habitaciones vestidas de esmoquin para inaugurar una de las joyas arquitectónicas del Caribe con el merecumbé de la orquesta de Pacho Galán.

La velada estuvo encabezada por las familias de Eduardo Gerlein, Enrique de la Espriella, Daniel Lemaitre, Roberto Cavelier, Guillermo Piñeros, Nicolás del Castillo, Miguel de Pombo y personalidades del Gobierno liderados por el presidente Alberto Lleras Camargo, quienes celebraron la apertura de la obra que tuvo un costo de $225.000.

En ese tiempo, en las playas de Bocagrande, donde está ubicado el hotel, no había ningún tipo de urbanización, lo más cercano que existía era la iglesia de Bocagrande y lo demás eran lotes correspondientes a la empresa petrolera Andian National Corporation.

Por su ubicación estratégica y encanto neo republicano se convirtió en el cobijo de visitantes extranjeros y nacionales. Además de volverse pionero del turismo.

El famoso arquitecto Manuel Carrerá fue el encargado de construir esta joya arquitectónica, fue el mismo que creó el emblemático hotel El Prado de Barranquilla, o el teatro Cartagena y dos hoteles más en la Habana, Cuba. En entrevista con KienyKe.com Francisco Montoya, gerente del hotel, explicó:

“Fue aquí donde inició el turismo de playa en Colombia, porque anteriormente en Cartagena no habían hoteles de playa, en Barranquilla no había tanto desarrollo y Santa Marta mucho menos”, contó. Al pasar los años, se empezaron hacer múltiples actividades sociales y con esto el epicentro de la alta sociedad de Cartagena.

“El hotel contaba con servicio cinco estrellas y los clubes de la ‘ciudad amurallada’ estaban ubicados en el centro dándole a los nuevos habitantes de la zona el placer de tener una piscina semiolímpica, playa, restaurantes y brindar una estadía al aire libre que era lo que la gente en su momento estaba buscando”, aseguró Montoya.

El Hotel Caribe se convirtió en la cuna del Festival Internacional de Cine de Cartagena y nació el Reinado Nacional de la Belleza.

Un paraíso hecho hotel

Como el hotel fue construido en un sitio aislado, en su momento gozó con más de 30.000 metros cuadrados de superficie. Este amplio espacio permitió la construcción de hermosos jardines que con el tiempo atrajeron especies únicas de fauna.

“En ese momento los animales fueron quedándose. Contamos con loros, guacamayos, venados, osos perezosos y múltiples variedades de aves”, dijo.

Con el paso de los años el hotel ha ido reinventándose. Hace 60 años se construyó la segunda torre (Lagomar) que cuenta con habitaciones inspiradas en la época de los años 60 y vistas al mar. La torre Colonial, con habitaciones históricas y la torre Laguito, con espacios modernos y minimalistas.

“Hoy en día contamos con 363 habitaciones, nueve salones para congresos y convenciones, cinco restaurantes, servicios contemporáneos de Internet, última tecnología, computadores con pantallas led, aire acondicionado de última tecnología, calentamiento de agua por paneles de energía solar, entre otros aspectos. Hemos avanzado con el tiempo y trayendo tecnología de punta”.

Sin embargo, a pesar de ser un lugar contemporáneo, no pierde su esencia. En el hotel los huéspedes pueden usar un ascensor que data de 1945 y ascensoristas lo operan manualmente. Este es tan solo uno de los encantos que tiene este lugar irrepetible.

Por sus características, en marzo de 1982, el lugar fue catalogado por el Ministerio de Cultura como monumento de interés arquitectónico nacional.

Un hotel a la vanguardia

En 2019 el Hotel Caribe sigue enamorando con su encanto. En los últimos años han remodelado el edificio colonial y continuarán con el edifico Lagomar. Este 2019, además de trabajar con energía solar, trabajarán con bombas hidráulicas para hacer más eficiente los procedimientos y gastar menos recursos energéticos.

“Trabajamos para que el hotel cada vez sea más verde”, Francisco Montoya.

Asimismo, se ha convertido en una escuela de hotelería ya que lleva 75 años profesionales para cada día brindar un servicio cinco estrellas. “Esto nos hace un referente en servicio y en calidad de atención a los clientes. Somos un icono en el país”, concluyó Montoya.