Isla de Pascua, un paraíso envolvente

Isla de Pascua, un paraíso envolvente

13 de octubre del 2017

Esta isla chilena ubicada en todo el corazón del Océano Pacífico es considerada por muchos como una maravilla natural que todos deben visitar. Sus historias de misterio, flora, fauna y la tranquilidad que se siente debido a su lejana posición geográfica, hacen de esta un destino obligatorio para los amantes de las aventuras.

La Isla de Pascua cuenta con una población de 5035 habitantes quienes se concentran en Hanga Roa, su capital y único poblado existente. A los habitantes nativos del lugar se les conoce como la etnia Rapanui quienes se han encargado de promover y proteger su cultura y tradiciones entre las que se destaca las estatuas de ‘Moái’ que fueron declaradas por la UNESCO como patrimonio histórico de la humanidad.

Los habitantes de esta isla hablan dos idiomas, español por ser territorio chileno y la gran cantidad de turistas latinos que recibe y rapanui el cual es nativo y proveniente de antiguas generaciones. Asimismo, estas poblaciones se destacan por su cordialidad con los turistas extranjeros y gran habilidad culinaria.

Para sorpresa de muchos este territorio pertenece a Chile a pesar de lo lejos que se encuentra de este país gracias a que en 1888 se firmó un tratado con la población local en la que se aceptaba la unión con dicho país. Gracias a esto se logró la preservación de las comunidades locales debido a que se encontraban en peligro de extinción.

La temperatura promedio de la Isla de Pascua es de 16 grados, siendo la mínima 13 y la máxima 19.

Entre los principales atractivos turísticos se encuentran la zona volcánica que cuenta con tres cráteres de gran dimensión (Terevaka, Poike y Rano Kau) los cuales tienen forma triangular debido a la erosión que se ha presentado en el lugar.

En cuanto a la flora se puede encontrar la palma chilena y otras especies de palmeras, ya que la isla posee un clima subtropical apto para el crecimiento de estas plantas. Un árbol nativo de la isla, pero que fue exterminado por su sobreexplotación es el toromiro, el cual justamente ahora está siendo reintroducido con el fin de recuperar la tradición que siempre la ha compuesto.

Según estudios recientes, la Isla de Pascua pudo haber sostenido en su mayor apogeo a unas 17.500 personas, teniendo en cuenta la productividad agrícola en su máximo esplendor, pese a las primeras estimaciones que se hicieran cuando los primeros viajeros europeos llegaron al lugar, hacia el siglo XVIII.

La única aerolínea que llega a la isla es LATAM. Existen frecuencias diarias a la isla y los días lunes se realiza un vuelo desde Santiago a Papeete (Tahití), con escala en Rapa Nui, siendo este el único vuelo que conecta la isla con la Polinesia Francesa.

Así que si usted es amante de las aventuras, de las historias de misterio y de las comunidades con una gran tradición ancestral y cultural la Isla de Pascua debe ser su destino en las próximas vacaciones.