El lago Arenal luego de una catástrofe en Costa Rica

17 de noviembre del 2019

Esta la historia detrás de una de las zonas más turísticas.

El lago Arenal luego de una catástrofe en Costa Rica

Wikimedia Commons

América es un continente joven y con mucha actividad biodiversidad en medio de los océanos Pacífico y Caribe. Sin embargo, también hay movimientos telúricos que han provocado catástrofes que nunca se han podio prever para evitar muertes y desaparición de comunidades enteras.

Costa Rica es un ejemplo de aprender y prevenir luego de más de 300 muertas por consecuencias de la erupción del volcán Arenal en el año 1968. Si bien la población escuchaba sonidos al interior de la Tierra nunca se imaginó que habría una erupción que dejó sepultada tres poblaciones y con ello una reestructuración en esta zona que ahora se llama La Fortuna.

Lea también: Costa Rica y el turismo en medio de los volcanes

El 29 de julio de 1968 los pobladores de San Carlos y Tilarán sintieron el rugir de la Tierra la fuerza desmedida de la lava y las rocas expulsadas del volcán. Tres comunidades desaparecieron en cuestión de días por los gases en el oxígeno luego de esa erupción que cambió para siempre la vida de estas poblaciones cercanas.

KienyKe.com estuvo en esta zona disfrutando de la biodiversidad y ver que luego de 51 años este lugar goza de un buen presente y que sin duda es un ejemplo de reponerse después de una catástrofe para aprender y aprovechar el turismo.

Desde el 2010 no hay actividad del volcán. Las autoridades han hecho diferentes campañas con la oficina de riesgos para cuando haya diferentes señales, como el calentamiento de ríos cercanos, o temblores, haya una respuesta inmediata y así evitar muertes.

A la hora de subir al mirador de este volcán se puede ver un gran lago, llamado el arenal y que tiene una historia peculiar que llama la atención de viajeros. KienyKe.com conversó con Ronny Muñoz, guía general de Costa Rica sobre la historia de esta laguna que al hacer buzo se pueden ver las calles de estas poblaciones que ahora están debajo del agua.

“A partir de una explosión del Arenal, comunidades arrolladas por lava y ríos que se desviaron, el gobierno local para evitar otro accidente instauró por medio de desvío de ríos una laguna artificial para generar energía eléctrica y aprovechando el vacío que dejaron estas tres comunidades: Tronadora, Pueblo Viejo y Arenal”, confesó Muñoz.

El gobierno luego de esta explosión decidió expropiar a las familias que quedaron para darles un hogar mucho más seguros en otras poblaciones y con ello generar un lago artificial con el objetivo de crear energía eléctrica y renovable.

“Se puede hacer buceo, es un poco tenebroso, todavía hay estructuras. También se hace mucho lake crossing para ir a diferentes zonas turísticas, deportes acuáticos y avistamiento de aves que están en migración”, confesó Ronny sobre la actividad que hay en esta zona.

El pasado 29 de julio de 2018 se conmemoraron los 50 años de esta tragedia que sin duda fue un antes y un después para todo el país y que ha habido una buena respuesta por parte del gobierno y pobladores para reponerse de este accidente y sacarle el mayor provecho respetando la naturaleza.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO