Un viaje por la obra de García Márquez

25 de noviembre del 2017

El periodismo y la literatura llevaron a Gabriel García Márquez por todo el mundo. Muchos de esos lugares fueron una influencia importante en su obra

Un viaje por la obra de García Márquez

Gabriel García Márquez es un escritor inmenso y universal. Su labor periodística y literaria lo llevó por muchos lugares del planeta. Esos lugares, después influenciaron sus textos. Hay que tener presente que siempre, un escritor toma muchos elementos prestados de la realidad para construir su mundo imaginario. Aquí encontrará algunos de esos lugares

El Caribe colombiano

Sin duda, la referencia geográfica más importante de la obra de ‘Gabo’ es el basto Caribe Colombiano. Allá nacieron las historias y personajes más memorables del escritor. Sobre ese lugar, el Nobel le dijo a su amigo Ernesto McCausland: “En el momento en que desembarco aquí, yo noto que todo en el cuerpo y en la mente se me reajusta, y se identifica perfectamente con toda la realidad ecológica que tengo alrededor. Yo llegué a la conclusión que uno es de su medio ecológico y que es peligrosísimo y gravísimo salir de él. Entonces a mí me sucede solamente, francamente no en la Costa, sino en el Caribe, en cualquier lugar del Caribe. A mí me sueltan vendado, y yo sé que estoy en el Caribe porque el organismo me está funcionando de una manera que no me funciona en ninguna otra parte y la mente, todo. Es un reajuste que se debe a una identificación total del cuerpo y de la mente con el medio”.

Bogotá

La capital de la república fue, para García Márquez, la antítesis a su idílica Costa. En sus memorias, escribió como su padre le había dicho, por allá en la década de los 40 que “no hay plata que alcance para los cachacos”. Sin embargo al escritor le tocó irse para allá cuando empezó a trabajar como periodista.

Foto: Fundación Festival de la Leyenda Vallenata

Y esto dijo de la ciudad: “Bogotá era entonces una ciudad remota y lúgubre donde estaba cayendo una llovizna insomne desde principios del siglo XVI. Me llamó la atención que había en la calle demasiados hombres deprisa, vestidos como yo desde mi llegada, de paño negro y sombreros duros. En cambio no se veía ni una mujer de consolación, cuya entrada estaba prohibida en los cafés sombríos del centro comercial, como la de sacerdotes con sotana y militares uniformados. En los tranvías y orinales públicos había un letrero triste: ‘Si no le temes a Dios, témele a la sífilis’”.

París

La obra de García Márquez empezó a ‘cuajar’ en la literaria capital francesa de mediados del siglo XX. Sin embargo no fue una vida precisamente fácil. Él vivía en el barato y viejo hotel Hotel de Flandre. En los momentos más duros de sus instancia en la ‘Ciudad luz’, el nobel, además de escribir vagaba por las calles del Barrio Latino. En las noches se iba para el L’Escale un bar en el que se ponía a cantar vallenatos y boleros.

La importancia de París en la obra del Nobel se celebró en 2017 con la inauguración de la plaza García Márquez.

Cuba

Desde que conoció a Fidel Castro, cuando estaban en la Conferencia Panamericana que se llevaba a cabo en Bogotá, por los mismos días del asesinato de Gaitán, ‘Gabo’ fue íntimo amigo del líder de la revolución. Eso inevitablemente llevó a que Cuba ocupara un lugar importante en su vida.

Así habló de Fidel y de Cuba: “Da la impresión de que nada le divierte tanto como mostrar su cara verdadera a quienes llegan preparados por la propaganda enemiga para encontrarse con un caudillo bárbaro. Él les canta las verdades, y soporta muy bien que se las canten a él», rezaba uno de los párrafos. «Pero lo más lamentable, tanto para Fidel Castro como para sus oyentes», seguía narrando, «es que aun los periodistas mejores, sobre todo los europeos, no tienen ni siquiera la curiosidad de confrontar sus cuestionarios con la realidad de la calle. Anhelan el trofeo de la entrevista con preguntas que llevan escritas de acuerdo con las obsesiones políticas y los prejuicios culturales de sus países, sin tomarse el trabajo de averiguar por sí mismos cómo es en realidad la Cuba de hoy, cuáles son los sueños y las frustraciones reales de sus gentes: la verdad de sus vidas”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO